Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consejeros de empresas alemanas tendrán que publicar sus sueldos

La norma afecta a las casi 1.000 sociedades que cotizan en Bolsa

Los miembros de los consejos de administración de las casi 1.000 empresas que cotizan en la Bolsa de Francfort tendrán que hacer público individualmente, con nombre y apellidos, no sólo su sueldo, sino cualquier tipo de retribuciones que reciban de la empresa. Esto incluye pagos en forma de acciones u opciones de compra preferente. En España, la obligación de publicar los sueldos afecta al conjunto del consejo.

MÁS INFORMACIÓN

De acuerdo con el proyecto aprobado ayer, una mayoría de tres cuartos de la junta de accionistas podrá liberar a los consejeros de cumplir la normativa. De cualquier manera, muchos directivos no tendrán inconveniente en pagar la multa por incumplimiento, de 50.000 euros, a cambio de ocultar cuántos millones ganan al año. Se estima que los ingresos de los presidentes de las 30 empresas del índice Dax se sitúan entre 1,02 y 10,08 millones de euros anuales.

Los ingresos tendrán que clasificarse según sean dependientes o independientes del éxito de la empresa. "Por la cotización de las acciones me habréis de medir", dijo con solemnidad bíblica Jürgen Schrempp en sus primeros años como presidente de DaimlerChrysler. Eso fue antes de que las participaciones de DaimlerChrysler redujeran su valor a la mitad mientras el sueldo de Schrempp aumentaba cada año de manera escandalosa.

Y todo sin que los accionistas supieran exactamente cuánto le estaban pagando al que algunos llamaron "el mayor destructor de capital de la historia de la empresa". Es este tipo de situaciones lo que el Gobierno alemán trata de evitar.

"No se trata de satisfacer la curiosidad pública", aclaró Zypries. "El objetivo es reforzar el derecho de control de los accionistas". "Se trata de control a través de la transparencia", explicó.

Las cláusulas sobre retribuciones al término del contrato también deberán hacerse públicas. Se incluyen aquí pensiones, indemnizaciones por despido, y también por cuánto tiempo le corresponde al ejecutivo el uso de coche, casa, secretaria o despacho por cuenta de la empresa una vez que la ha abandonado.

La polémica se ha reavivado en las últimas semanas a raíz de los 10 millones de euros que se sospecha que recibirá Werner Seifert tras abandonar la presidencia de la Bolsa alemana.

"Es la irrupción del socialismo en los consejos de administración", exclamó el presidente de la firma automovilística Porsche, Wendelin Wiedeking, al plantearse imponer la medida por ley. Wiedeking es uno de los 10 presidentes del Dax que hasta ahora se niegan a decir cuánto ganan. Aunque seguramente no tiene nada que temer, ya que la mayor parte de su empresa está controlada por una misma familia, que le puede liberar de la publicación de su sueldo.

Con esta ley, que tendrá que someterse a votación parlamentaria y podría entrar en vigencia a finales de año, el Gobierno alemán cumple la advertencia que hizo hace dos años la ministra de Justicia, Brigitte Zypries, de imponer la medida si un número significativo de empresas no lo hacían voluntariamente.

En mayo de 2003 entró en vigor un "código de buen gobierno corporativo" de cumplimiento voluntario para las empresas. Este código recomienda la publicación del sueldo individual de cada miembro del consejo de administración de las empresas que cotizan en Bolsa.

"El 96,3% de las empresas del índice Dax siguen el código general, pero no cumplen con la publicación de los sueldos individuales de los ejecutivos", explicó Zypries.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005