Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas e IU deciden seguir con la comisión pese a la ausencia de la oposición

Garvín mantiene contactos con la oposición para intentar que siga en la comisión

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla, formado por PSOE e Izquierda Unida, ha decidido seguir adelante con la comisión que investiga irregularidades en los distritos de la capital pese al plantón que ha dado la oposición, que se niega a participar en lo que considera una "farsa". El alcalde de Sevilla, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, y la presidenta de la comisión, Paula Garvín (IU), se reunieron el martes para analizar qué pasos iba a dar el gobierno una vez que la oposición confirmó su plantón. Ambos, tras consultar con sus respectivas formaciones, decidieron que lo mejor es que la comisión siguiera el ritmo ya marcado.

En cualquier caso, Garvín ha enviado a los dos grupos de la oposición una nueva propuesta de calendario de comparecencias (PP y PA están en desacuerdo con el plan inicial) y ha telefoneado a los portavoces de ambas formaciones para intentar convencerles de que vuelvan a participar de forma activa en la comisión. Los dos grupos de la oposición no han confirmado por escrito su plantón a la comisión, lo que les permite acceder a toda la documentación que ésta recabe, aunque no participen en los interrogatorios de las comparecencias. Esta circunstancia ha causado malestar en el equipo de gobierno.Garvín manifestó ayer que no ha perdido "la esperanza" de que PP y PA se reincorporen al trabajo de la comisión pese al rotundo rechazo que hasta ahora han manifestado los dos partidos. La presidenta de la comisión se puso en contacto con el portavoz del PP, Jaime Raynaud, y lo intentó con la del PA, Paola Vivancos.

Garvín pretende que ambas formaciones vuelvan a la comisión y que, en caso contrario, renuncien de forma "expresa" a participar. En estos momentos, destacó la dirigente de Izquierda Unida, PP y PA "pueden no asistir a las sesiones y tener acceso a la documentación", algo que, en su opinión, no es "ético". Paola Vivancos, avisó por su parte, de que si el gobierno les retira la documentación, el PA se planteará acudir a los tribunales. "Tenemos el derecho de acudir a la comisión, pero no estamos obligados", señaló.

Mientras, el portavoz municipal del PSOE, Francisco Fernández, exigió la dimisión de tres de los cuatro ediles del PA (Vivancos, Rafael Carmona y Antonio Ardila) por las irregularidades detectadas en los distritos que gobernaban los andalucistas en el anterior mandato. La petición de dimisión de la portavoz andalucista se fundamenta, según Fernández, en el "uso indebido de fondos públicos en beneficios de su imagen [en la campaña Talleres parte de Tí] y muy probablemente de la campaña electoral". La de Carmona, por haber firmado una supuesta factura duplicada en el distrito Nervión; y la de Ardila, por firmar en el distrito Sur la campaña publicitaria de los talleres.

La portavoz del PA volvió a reconocer "errores" en su gestión, pero insistió en que nadie de su grupo se ha llevado dinero. "¿Qué nos hemos equivocado? Seguro que sí. Pero meter la mano en la caja es otra cosa", dijo.

Los socialistas se están planteando también remitir a la Fiscalía de Sevilla las anomalías que han registrado en la gestión del PA.

Por otra parte, un juez ha confirmado su decisión de desestimar la querella del PSOE contra el presidente del PP, Javier Arenas, por injurias. Esta querella se produjo después de que Arenas afirmase que en Andalucía hay "corrupción generalizada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005