Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz quiere expulsar de la calle "a prostitutas y mendigos"

El PSC replica al dirigente del Partido Popular tener "tics antidemocráticos"

El presidente del grupo municipal del Partido Popular en el consistorio barcelonés, Alberto Fernández Díaz, pidió ayer un Ayuntamiento "sin complejos" que expulse de la vía pública actividades irregulares como "las prostitutas, los limpiacristales, el top manta, los mendigos y los que causan desperfectos en los bienes de todos, los gamberros". Joan Ferran, primer secretario del PSC de Barcelona, replicó al dirigente popular tener "tics antidemocráticos".

Fernández Díaz hizo su balance del ecuador del actual mandato municipal. Su diagnóstico es sencillo: todo va mal. Y todo va mal por culpa del alcalde, Joan Clos. "El próximo jueves 25 de mayo estaremos en el ecuador del mandato municipal y empezaremos la cuenta atrás del cambio en la ciudad de Barcelona". Fernández Díaz calificó los dos primeros años "como los del fracaso del Fórum y la chapuza del Carmel".

El dirigente popular achaca a Clos ser un "lastre"para la ciudad. Fernández Díaz considera que la ciudad tiene un "déficit de autoridad democrática" y por ello apuesta por un Ayuntamiento "que no tenga complejos a la hora de hacer cumplir la ley y las ordenanzas". Una política sin complejos es, en opinión del dirigente popular, la que garantiza la seguridad ciudadana y expulsa las actividades irregulares que se desarrollan en la vía pública como "las prostitutas, los limpiacristales, el top manta, los mendigos y los que causan desperfectos en los bienes de todos, los gamberros". Para afrontar esa medida, sostiene Fernández Díaz, los servicios sociales "tienen que funcionar a tope y atender a todas las personas que lo necesiten".

Las afirmaciones del dirigente popular tuvieron la réplica inmediata del primer secretario de la Federación de Barcelona del PSC, Joan Ferran. Y acusó al presidente del PP en el Ayuntamiento de abonar "espirales de violencia" y de "tener tics antidemocráticos". Ferran consideró que declaraciones como las de Fernández Díaz "ponen en peligro la convivencia cívica entre la ciudadanía".

A juicio del socialista, las declaraciones del líder del PP en Barcelona son "deplorables" y "una grave irresponsabilidad", que dejan ver "claramente el autoritarismo que defiende el PP a todos los niveles". Según Ferran, lo dicho por Fernández Díaz lejos de conectar con la sensibilidad de la inmensa mayoría de los ciudadanos se hace "antipático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2005