Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSEP JOAN MORESO | Rector de la UPF

"No contemplamos perder la carrera de Humanidades"

El nuevo rector electo de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), Josep Joan Moreso (Tortosa, 1959), conoce bien la maquinaria de este centro. En los últimos cuatro años ha ejercido de vicerrector de profesorado y del espacio europeo de educación superior. Ahora se enfrenta al reto de transformar la UPF en una universidad de dimensión europea.

Pregunta. Su victoria ha sido muy ajustada. ¿Se siente condicionado por los resultados?

Respuesta. Si se tiene en cuenta que el otro candidato era Andreu Mas-Colell, era razonable pensar que el resultado del profesorado iría ajustado. Quiero dejar claro que cuando se dice que el personal de administración y servicios (PAS) ha sido decisivo hay que tener en cuenta que sin el PAS, al que agradezco su apoyo, también tengo un porcentaje superior al de mi contrincante.

"Un catálogo de titulaciones sólo se entiende en un Estado tan administrativo y burocrático como el español. Hay países que funcionan sin él"

"Solos o acompañados de la Universidad Autónoma, estamos en condiciones de presentar un modelo docente innovador en Medicina"

P. ¿De qué forma se adaptarán al nuevo espacio europeo?

R. Lo necesario ahora es que cada licenciatura piense cómo debe adaptarse. No es lo mismo aplicar este modelo docente a Biología que a Humanidades. Tenemos un plan de innovación docente con un dinero asignado y me propongo que gran parte se dedique a que cada estudio tenga instrumentos para plantear este cambio. El horizonte de Bolonia es que los posgrados sean públicos y se incluyan como títulos oficiales en las universidades a precio público. Ésta es la ocasión para que, desde los actuales cursos de doctorado y masters de la UPF, podamos construir una oferta de posgrados sólida, articulada y capaz de atraer al sistema catalán estudiantes que, en caso contrario, no vendrían. Eso nos da un perfil diferencial.

P. ¿Qué opina de la propuesta para reducir el número de titulaciones universitarias?

R. El proceso se está llevando de una forma muy poco conveniente porque las subcomisiones creadas en Madrid han actuado sin criterios conocidos y han sido formadas de una manera aleatoria; es decir, según la especialidad de cada rector. Eso ha hecho que en la subcomisión de Humanidades haya mayoría de rectores de universidades privadas, lo que ha provocado que no hayan salido en la primera propuesta títulos como Humanidades y Filología Catalana.

P. ¿Y si en este proceso caen las Humanidades, un clásico de la Pompeu Fabra?

R. Yo confío totalmente en que no caerá porque es algo demasiado irracional. En este momento de la historia de la universidad, no contemplamos la pérdida de Humanidades.

P. ¿Es partidario de un catálogo de titulaciones?

R. Un catálogo de titulaciones sólo se entiende en un Estado tan administrativo y burocrático como el español. Hay países que funcionan muy bien y no tienen catálogo. Las universidades ofrecen sus títulos y hay agencias que evalúan su calidad.

P. ¿Tendrá la UPF la titulación de Medicina antes de que acabe su mandato?

R. Hay una voluntad clara y elementos que quizá lo harán posible: varios estudios muestran que en pocos años faltarán médicos. Solos o acompañados de la Autónoma, estamos en condiciones de presentar un modelo docente innovador en Medicina. Hasta ahora la relación con la Autónoma ha tenido sus desencuentros, pero yo confío que eso se puede rehacer.

P. ¿Tiene previstas otras nuevas carreras?

R. Hay algunas titulaciones que la Pompeu podría plantearse aprovechando los recursos docentes que ya tiene. Por ejemplo, como ya ofrecemos Derecho y Sociología, podríamos integrar Criminología, pero no saldremos a buscar titulaciones totalmente nuevas, dado que el sistema catalán está muy saturado.

P. ¿Cómo les afecta el nuevo sistema de financiación del Departamento de Universidades?

R. Nuestro mayor problema es que el modelo de financiación es excesivamente insensible a los resultados. Es compatible con la equidad del sistema crear incentivos que premien la calidad y que, al final, benefician a todos. Si premias a las universidades con mejores resultados de rendimiento (número de estudiantes que obtienen la titulación en los años previstos), estás premiando a gente que lo hace mejor. Cataluña se la juega demostrando si es capaz o no de construir una enseñanza superior de mayor calidad.

P. ¿Ahora que no resultan tan beneficiados piden equidad?

R. Si la financiación por estudiante de la Pompeu era 100 hace cinco años, ahora es 75. Esto es una descenso muy grande y, a pesar de ello, los indicadores de rendimiento docente se han mantenido, la internacionalización de la universidad y la investigación ha aumentado. Ahora nos toca participar en el aumento del 30% de las universidades en 10 años.

P. ¿La universidad ha perdido ya su cartel de Pompeu Harvard?

R. ¿Lo dice por el elitismo? Da un poco de pena que nuestra sociedad siempre asocie prestigio a institución privada. Parece que no somos capaces de construir un discurso convincente respecto al valor de lo público.

P. ¿Qué pasará con el edificio de La Rambla cuando se trasladen a Ca l'Aranyó?

R. El próposito es convertirlo en una puerta internacional de la UPF manteniéndolo en el patrimonio de la universidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2005