Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra pide al Gobierno la instalación de una desaladora junto a Mundo Ilusión

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ha solicitado a la empresa pública Aquamed la construcción de una desaladora entre los municipios de Cabanes y Oropesa, justo donde se construirá el futuro parque de ocio Mundo Ilusión y donde se prevé construir una macrourbanización que ocupará 20 millones de metros cuadrados. Esta solicitud choca frontalmente con la postura contraria al sistema de desalación que abandera el presidente de la Generalitat, Francisco Camps.

Fabra realizó esta petición hace apenas un mes, según desveló ayer el secretario de Medio Ambiente y Agricultura del PSPV, Francesc Signes. Tal como señaló, Carlos Fabra realizó su petición, directamente, al responsable de la sociedad pública que ejecutará las obras previstas en el programa AGUA elaborado por el Gobierno central. Según el propio Signes, la sociedad pública, de momento, ha admitido la petición realizada por el presidente de la Diputación de Castellón y está estudiando su inclusión en las previsiones para la lucha contra el déficit hídrico.

La solicitud formulada desde la capital de La Plana se justificó en que la mesa del agua, formada por partidos, sindicatos y organizaciones agrarias, ya había reclamado la instalación de varias depuradoras. Sin embargo, aquella petición, formulada ante el anterior Gobierno, reclamaba no la construcción de una desaladora sino de tres, para la zona norte, centro y sur de la provincia, así como la realización de sondeos. Ahora, Fabra sólo reclama una de estas instalaciones y para esa zona específica, donde se prevé la construcción de más de 20.000 viviendas, según la propuesta de urbanización presentada por Lubasa, PGP y Ortiz.

Fuentes de la Diputación de Castellón admitieron ayer la solicitud realizada por Fabra y la justificaron alegando la diferencia existente en desalar parte del agua que precisa la provincia y apostar por la desalación como única solución. Sin embargo, esta justificación no es coherente, según el PSPV que, en boca de Francesc Signes, criticó ayer el doble discurso del PP que "considera la posibilidad de desalar el agua con una finalidad turística, como es el caso de la propuesta de Castellón, mientras rechaza esta opción para Alicante, donde el agua desalada se destinaría a consumo humano y al riego". "Que dejen de burlarse de los valencianos", exigió ayer Signes, quien reclamó a los populares "mayor seriedad" y el planteamiento de un discurso común dentro de la Comunidad Valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 2005