VICTORIA LABORISTA EN REINO UNIDO | La reacción internacional

La revancha del ex diputado laborista George Galloway

George Galloway se ganó el apodo de diputado por Bagdad por sus continuas visitas a Irak y su aparente amistad con Sadam Husein. Acusó a Tony Blair y a George W. Bush de actuar como "lobos" en la invasión del país árabe, y anteanoche este parlamentario radical cantó victoria en un distrito de Londres. El político escocés, que fue expulsado del Partido Laborista en octubre de 2003, arrebató el escaño de Bethnal Green y Bow a la diputada laborista Oona King por una diferencia de 823 votos en la más polémica campaña de la carrera electoral británica.

Galloway se presentó como candidato de Respect, un colectivo político que fundó en 1994 con la insólita alianza de los trotskistas del partido Socialist Workers, con una única consigna: la oposición a la guerra de Irak. Eligió una de las áreas urbanas más deprimidas del Reino Unido, con el 40% de la población musulmana, y cuyo representante parlamentario había defendido la estrategia militar contra el régimen iraquí y contaba con la confianza del primer ministro. La proximidad a Blair, unida a su condición de judía y negra, fueron explotadas con crudeza por su rival político.

"Señor Blair, esto es por Irak", festejó Galloway al escuchar el total de 15.801 votos con los que ganó la circunscripción. Su discurso pronto adquirió el tono amenazante que ha caracterizado su campaña electoral: "Toda la gente que usted ha matado, todas las mentiras que ha contado, retornan para perseguirle. Lo mejor que el Partido Laborista puede hacer ahora es echarle [de Downing Street]", dijo.

El ex diputado laborista de un distrito de Glasgow fue expulsado del partido por incitar a los soldados británicos a "desobedecer órdenes ilegales", y durante la campaña acusó al Gobierno de liderar una "guerra contra los musulmanes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de mayo de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50