Tribuna:ELECCIONES EN REINO UNIDO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Las prioridades laboristas: estabilidad e inversión

En los ocho años transcurridos desde la elección del Partido Laborista, hemos creado una vía británica hacia la libertad, el empleo y la inversión a largo plazo. Con el laborismo en el gobierno, la media de la inflación es la mitad de la de los años de gobierno conservador entre 1979 y 1997. La media de los tipos de interés e hipotecarios es la mitad, y hay más personas trabajando en el Reino Unido que en cualquier otro momento de la historia. Ahora que nos enfrentamos a los cambios globales más rápidos y de mayor alcance que la economía mundial haya experimentado jamás, nuestra misión es equipar al pueblo británico para los retos que se le avecinan. Nuestra primera promesa para la próxima legislatura es la de que el Partido Laborista nunca pondrá en peligro la estabilidad que al país tanto le ha costado conseguir.

Hemos mejorado el nivel de los colegios tras años de descuido y falta de inversiones
El pueblo británico sabe lo perjudicial que podría ser la vuelta al corto plazo conservador
Más información
Blair cobra impulso en vísperas de la votación

Adoptaremos un objetivo de inflación simétrica del 2% para mantener los tipos de interés e hipotecarios tan bajos como sea posible. Y estamos cumpliendo nuestras dos normas fiscales, ya que el actual presupuesto muestra un superávit medio en porcentaje del PIB a lo largo del actual ciclo, y se prevé que la deuda neta del sector público se mantendrá baja y estable a lo largo del periodo contemplado por las previsiones. El pueblo británico sabe perfectamente lo perjudicial que podría ser la vuelta al corto plazo conservador. Recuerdan la inflación del 10%, los tipos de interés al 15%, las 250.000 ejecuciones hipotecarias, el millón de inmuebles con menor valor del hipotecado, y los tres millones de parados bajo su mandato. Con los laboristas, la estabilidad siempre será lo primordial. Basándonos en esa estabilidad, seguiremos fomentando un Reino Unido propicio para los negocios, para lo cual eliminaremos barreras, incentivaremos la inversión empresarial, promoveremos el libre comercio y una mayor flexibilidad del mercado laboral, y abriremos la competencia en todos los sectores clave de nuestra economía. E invertiremos para convertir al Reino Unido en uno de los líderes mundiales en el campo de la ciencia. La flexibilidad de una economía liberal y dinámica, basada en la competencia, traerá consigo la equidad y la oportunidad para todos.

Desde 1997 se han creado dos millones de nuevos puestos de trabajo, pero con 650.000 vacantes en el Reino Unido que precisan personas preparadas, en la próxima legislatura iremos más lejos. A medida que avancemos más y con mayor rapidez hacia el pleno empleo, el Partido Laborista ampliará la política de empleo más lograda que el Reino Unido haya visto jamás, el New Deal, para ayudar a otro millón de hombres y mujeres a conseguir las aptitudes necesarias y los puestos de trabajo que quieren, y a la vez reforzará la escolarización obligatoria y ampliará las oportunidades de empleo. Con 20.000 profesores más, 80.000 ayudantes en las aulas y clases de menos de 30 alumnos, el Partido Laborista ha mejorado el nivel de nuestros colegios tras años de descuido y falta de inversiones. Pero queda más que hacer. En 1893 se alcanzó la escolarización universal de los cinco a los 11 años. La edad de escolarización universal era los 14 años en 1918, subió a los 15 en 1947 y a los 16 en 1972. Pero a lo largo de los últimos 30 años, en los que el mundo ha ido avanzando, la duración y el alcance de la escolarización se han mantenido en el mismo nivel. Con el laborismo, la escolarización se ampliará a los 18 años. El gasto en educación aumentará a 5.500 libras (8.000 euros) por alumno en 2008, doblando los niveles de 1997, de forma que este gasto, que se encontraba por debajo de la media internacional en 1997, aumente en proporción a la renta nacional hasta convertirse en uno de los más elevados, reafirmando así el compromiso del Partido Laborista con la educación como principal prioridad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Y dado que en la economía moderna el cometido del Gobierno es equipar a quienes trabajan duramente para alcanzar el éxito y no dejarlos aislados y sin ayuda mientras se enfrentan al cambio, el Partido Laborista ampliará el New Deal para convertirlo en un New Deal para el trabajo y la preparación, creará un total de 300.000 puestos en prácticas e introducirá el primer programa de formación nacional de empleadores, para garantizar que no se desperdicia ningún talento y que ningún potencial queda sin aprovechar. También aplicaremos exenciones tributarias selectivas para fomentar el trabajo, y ayudar a las familias, los propietarios de hogares y los pensionistas. De hecho, gracias a los cambios tributarios y de subvenciones, el Partido Laborista ha conseguido desde 1997 que la familia media disponga de 1.400 libras más al año (2.570 euros al cambio actual) de las que disponían hace ocho años, y que la quinta parte más pobre de la población disponga por término medio de 3.200 libras más (4.700 euros).

Las prioridades del Partido Laborista están claras: estabilidad e inversión para ayudar a las familias trabajadoras. Por el contrario, el Partido Conservador ofrece privatización mediante un sistema de cupones en atención sanitaria y educación, un recorte de 35.000 millones de libras (51.000 millones de euros) en los servicios públicos básicos, y un plan económico que amenazaría la estabilidad y devolvería al Reino Unido a los viejos días conservadores de expansión y recesión. El Laborismo escogería una opción muy diferente. Una economía para todas las familias trabajadoras del Reino Unido, con la estabilidad como base.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS