Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Combatientes por la libertad

Elche rinde homenaje con una exposición a las brigadas internacionales que defendieron la República

Los voluntarios de la libertad es el título de una exposición que se inauguró ayer en Elche y que pretende preservar y difundir la memoria de las Brigadas Internacionales, aquellos 40.000 voluntarios extranjeros que llegaron a España procedentes de 50 países para defender la República sin más afán que su amor a la libertad. La exposición recoge artículos de todo tipo relacionados con los brigadistas y la República, entre ellos un libro original de fotografías de Robert Capa titulado Death in the making o una ametralladora Maxim modelo 1910 con sus característicos carrito y escudos.

La muestra se enmarca dentro de las jornadas de historia, Guerra Civil e Internacionalización organizadas por la Universidad Cardenal Herrera-CEU en Elche.

Dos brigadistas asistieron a la inauguración de esta exposición organizada por la Asociación Amigos de las Brigadas Internacionales. Uno de ellos, George Sassenko, de origen ruso y pasaporte norteamericano, relata -en español con acento argentino- que llegó a España en el año 1936 para luchar por la República. "Mi intención era adherirme a los socialistas pero ellos buscaban hombres más aguerridos y yo era un chiquillo de 16 años, más bien flacucho y pequeño por lo que sólo me admitieron los anarquistas y con ellos luché en el frente de Aragón", evoca el antiguo brigadista que acudió con el vestuario de la época: gorra revolucionaria e insignias brigadistas. Sassenko dijo que los brigadistas lucharon por unos ideales y ahora sólo pueden "agradecer a los españoles haberles dejado luchar por la república y por el mundo libre; es nuestra segunda patria, nos atrae y es lo que nos ata a la vida". Aseguró que aunque el Estado les recompensa ahora su decisión mediante una pensión nadie la ha solicitado. "Ninguno de nosotros la hemos pedido porque lo que hicimos nunca tuvo un interés más allá de la solidaridad, nosotros sólo sentimos gratitud y eso es lo que queremos transmitir", asevera para reafirmar su arriesgado y altruista gesto.

El segundo brigadista presente en el acto fue el inglés Jack Jones, que llegó a España en 1937, con 24 años, después de haber pasado varios ayudando a combatientes a cruzar la frontera. En la actualidad, Jones preside la asociación de brigadistas británicos - Internacional Brigade Memorial Trust-.

Antes de la inauguración de la muestra, se celebraron dos conferencias, una de ellas a cargo del historiador experto en la República, Gabriel Jackson, quien habló sobre la figura de Negrín. Para el hispanista, Negrín nunca ha sido valorado en toda su dimensión. "Sus ideas y planteamientos lo situarían como un socialdemócrata de hoy en día, lo que representa el Partido Socialista de hoy en España era lo que buscaba Negrín pero para el bando nacional era la bestia negra, y sufrió también las rivalidades y celos de su éxito en su propio partido", explicó o Jackson.

La exposición ha quedado instalada en El Centro Municipal de Exposiciones de San Juan, en Elche, hasta el próximo 28 de mayo. La muestra ocupa las tres plantas del edificio y en ella se puede ver todo tipo de objetos representativos de la época, desde carteles, armas, documentos, uniformes, correo, insignias, libros, banderas y gran profusión de fotografías. Todos los objetos pertenecen a colecciones particulares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005