Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Metromachine' y 'Madriladora'

Alumnos de entre 6 y 12 años ponen nombre a las nueve tuneladoras que realizarán la ampliación del metro

Se presentaron casi mil nombres, pero sólo han triunfado nueve. Antes de las vacaciones de Navidad, la Comunidad de Madrid organizó un concurso entre los niños madrileños de entre 6 y 12 años para que bautizaran a las máquinas que harán los túneles de los casi 90 kilómetros de nuevo metro prometido por Esperanza Aguirre. Metromachine, Chotis o Madriladora son los nombres elegidos para las tuneladoras que ya se utilizan para la construcción de Metronorte. Los alumnos del colegio Hispano Irlandés, de Pozuelo de Alarcón, se decantaron por Metromachine, en la que se mezcla el inglés (máquina) y el castellano en un sonoro nombre propio que recuerda a una conocida marca de coches de juguete.

Las máquinas pueden excavar 30 metros diarios, pero sólo perforan 500 al mes

Los alumnos del colegio Isaac Albéniz, se decantaron por Chotis, mucho más castizo y los del centro Nuevo equipo propusieron Madriladora el único nombre posible para una tuneladora madrileña.

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, acompañada de la consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores de Cospedal, y del consejero de Educación, Luis Peral, entregó ayer en la sede del Gobierno de la Comunidad, la Real Casa de Correos los premios a los nombres más ingeniosos ideados por los niños. Pero no hubo galardones individuales. Algo que destacó la presidenta: "Se ha pretendido que la clase compitiese en conjunto. Se ha buscado la suma de todos en el aula y por eso gana la clase, ganan todos los compañeros y no sólo un alumno".

Los premios: 3.000 euros para cada centro en material didáctico y un pase familiar para el parque Warner para cada uno de los alumnos de las clases galardonadas.

Las máquinas que ampliarán la línea 7 hasta Coslada se llamarán Mascastiza y Rompearenas. La primera ha sido bautizada por los alumnos del colegio Fuentelarreina y la segunda por los del centro Gonzalo de Berceo. Guster, una mezcla de las palabras gusano y terrestre ha sido ideada por niños del colegio Madres Concepcionistas, será el nombre de la tuneladora que dará servicio a Villaverde mientras que la que ampliará las líneas 1 y 4 se llamará Verne, en homenaje al escritor Julio Verne por expreso deseo de los alumnos del colegio Amadeo Vives. Finalmente, la máquina que horadará los terrenos en Vallecas y la Alameda de Osuna llevará el nombre de Carpetana, por recomendación de los alumnos del colegio Fundación Caldeiro.

Las tuneladoras más nuevas con las que cuenta la Comunidad de Madrid son las de Villaverde (Guster) y dos de Metronorte (Metromachine y Chotis), que han sido diseñadas especialmente para esta ampliación. El resto ha trabajado ya en otras obras, como la de Vallecas (Carpetana), diseñada para la construcción de Metrosur y especial para trabajar en terrenos en los que predominan los yesos.

La presidenta regional se mostró muy didáctica ante los alumnos congregados ayer en la sede del Gobierno: "Nada nos es dado de una forma gratuita. Las ciudades, como toda la nación, se construyen con el esfuerzo acumulado de las generaciones que en la historia se van sucediendo. Las generaciones que malgastan o derrochan empobrecen a las que vienen detrás. Construir es muy costoso. Gastar es muy fácil. Estoy segura de que vuestra generación será, para el progreso de España, mejor que las anteriores. Y eso es lo que deseo", afirmó Aguirre al referirse a la ampliación de metro que tiene en marcha la Comunidad.

Los chicos premiados pudieron ver un vídeo informativo en el que se ofrecen datos como que las tuneladoras "pueden excavar hasta 30 metros diarios, si bien la media de avance se sitúa en torno a los 500 metros al mes. La altura de cada máquina es de unos nueve metros, aproximadamente, lo mismo que la profundidad de su escudo. Con los trenes y ensamble acoplados llegan a alcanzar los 120 metros. La más ligera, la de Coslada (Rompearenas), pesa unas 400 toneladas y las más pesadas, que son las nuevas, pesan más de 800 toneladas".

"Le habéis puesto nombre a unas máquinas que a lo mejor no os imagináis lo grandes que son, pero son casi tan grandes como este edificio y cuestan muchos millones de euros", explicó Aguirre a los niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2005