Monteseirín accede a que PP y PA participen en el diseño de la comisión de investigación

El alcalde cree que sectores especulativos están detrás de la repercusión de las facturas falsas

Alfredo Sánchez Monteseirín cuenta con que PP y PA se unan a la toma de decisiones sobre cómo será la comisión que investigará las irregularidades del distrito Macarena. El alcalde de Sevilla aseguró ayer que las características de la comisión se decidirán en las próximas horas en la Junta de Portavoces, integrada por los cuatro grupos políticos, y aseguró que está "dispuesto a todo" menos a que se use la comisión "para sabotear al gobierno". Según Monteseirín, los sectores especulativos de la ciudad han influido en la repercusión que está teniendo el caso de las facturas falsas.

El alcalde de Sevilla considera que la culpa de las irregularidades del Distrito Macarena es de "un error cometido por parte de personas que no hicieron el control oportuno", pero, según Monteseirín, "detrás del bombo" que se le ha dado al caso se encuentran los sectores especulativos. "No es casualidad que se haya magnificado", advirtió el alcalde, quien atribuyó la repercusión a "determinados intereses en unos momentos clave", en alusión a la tramitación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Monteseirín volvió a mostrarse ayer dispuesto a comparecer ante la comisión de investigación y aseguró que, en su opinión, "es mejor" que las sesiones sean públicas para "evitar manipulaciones". No obstante en las próximas horas se reunirá la Junta de Portavoces para decidir el formato y la composición de la comisión. El PP y el PA, que anunciaron que no participarían en la comisión si se cerraba a los medios y se limitaban los comparecientes, acudirán a la reunión de portavoces aunque coincidieron en no dar credibilidad al cambio de postura del gobierno. "Cuando el alcalde de Sevilla habla, lo hace con un decreto. Cuando el señor Sánchez Monteseirín dice las cosas, ya no le cree nadie", dijo el portavoz adjunto del PA, Rafael Carmona.

Según el portavoz del PP, Jaime Raynaud, su grupo sólo se replanteará su decisión si el alcalde anula la resolución que firmó para crear la comisión y consensúa una nueva con todos los grupos municipales. "Mi postura es clara", aseguró Raynaud, "rectificación del decreto en el fondo y en la forma. Si está dispuesto a eso, empezamos a hablar". La negociación entre el gobierno y la oposición tendrá que abordar no sólo el formato de las sesiones, sino también el objeto mismo de la investigación.

La resolución del alcalde centra los trabajos en analizar el funcionamiento de todos los distritos, mientras que populares y andalucistas entienden que los grupos deben concentrarse en rastrear la gestión del distrito Macarena.

La Junta de Portavoces tendrá también que aclarar si lo que se crea es una comisión de investigación o una comisión informativa especial. El alcalde se decantó el viernes por la segunda opción para poder aprobarla en el pleno municipal sin necesidad de concretar su composición, pero el reglamento del Ayuntamiento recoge que este tipo de comisiones no son públicas.

Satisfacción

Por otro lado, el secretario de Organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro, expresó ayer su satisfacción por la actuación del gobierno municipal a la hora de "administrar" el caso de las facturas falsas de Macarena. Pizarro criticó además al PP y el PA por "crear un gran escándalo por 4.800 euros" que, a su juicio, también está "deteriorando la imagen de la ciudad de Sevilla". Por su parte, la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, prometió "la máxima celeridad" en las dos denuncias pendientes y no descartó que se abran nuevas líneas de investigación después de que la Fiscalía General del Estado solicitase a la de Sevilla un informe sobre quién debe ser la competente en la denuncia interpuesta en Madrid por el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de abril de 2005.

Lo más visto en...

Top 50