Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre y Gallardón acusan a Fomento de bloquear la Operación Chamartín

El ministerio pide más tiempo para revisar el proyecto urbanístico

La Operación Chamartín sigue moribunda y sin visos de revivir. La reunión que mantuvieron ayer representantes del Ministerio de Fomento, la Comunidad y el Ayuntamiento, la primera en siete meses, terminó como había empezado: las dos instituciones madrileñas acusan a Fomento de tener "bloqueado" el proyecto urbanístico y de hacerles perder el tiempo, porque se comprometió a presentar una propuesta y "ha vuelto a aparecer con las manos vacías". El ministerio negó ser el único culpable del bloqueo.

La Operación Chamartín, que lleva más de una década sobre la mesa de las tres administraciones, consiste en extender hacia el norte el paseo de la Castellana para construir 16.200 viviendas sobre las actuales vías de la estación de Renfe y en torno a ellas, en un solar de 300 hectáreas cuyo principal propietario es el Ministerio de Fomento. Con el dinero que obtenga con esa venta de suelo a las inmobiliarias, Fomento prevé pagar la macroestación que sustituirá en un futuro a la actual de Chamartín.

Tras sucesivos parones en la negociación sobre qué forma dar a ese nuevo barrio, los tres gobiernos parecían haberse puesto de acuerdo a finales de 2003, y el Ayuntamiento iba a aprobar el plan parcial de la zona el 11 de marzo de 2004. Los atentados terroristas en Madrid alteraron todas las agendas, y después, la llegada del PSOE al Gobierno central volvió a dejar en suspenso la operación. La nueva ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, pidió tiempo para revisar el proyecto y sugirió que adolecía de una escasez evidente de viviendas baratas.

De las 16.200 casas previstas, sólo 1.500 (menos del 10%) serán de precio protegido, todas en el suelo que pertenece al Ayuntamiento y a la Comunidad. Por eso, estas dos instituciones pidieron a Álvarez que concretase su propuesta, pero que si quería viviendas baratas, las hiciese en su parte del terreno.

Ésa es la propuesta que la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, y los consejeros de Infraestructuras y de Medio Ambiente, María Dolores de Cospedal y Mariano Zabía, respectivamente, esperaban escuchar en la reunión de ayer de boca del secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán. Pero éste apareció sin propuesta y pidió más tiempo, según los representantes madrileños.

"Fomento dijo que necesitaba un mes; han pasado siete y se presenta con las manos vacías. Ahora dice que necesita más tiempo pero sin concretar cuánto. Es decepcionante. Nos han hecho perder a todos siete meses. Fomento tiene bloqueada la Operación Chamartín", denunció Zabía. La edil de Urbanismo insistió en esa idea: "La Operación Chamartín ha quedado paralizada indefinidamente. Antes de que llegara el PSOE al Gobierno habíamos llegado todos a un consenso, y ahora esto vuelve a estar parado", protestó.

Un portavoz de Fomento admitió que la propuesta sobre la vivienda protegida sugerida por la ministra no ha sido aún elaborada, pero aseguró que ése "no es el único escollo en la negociación". Fuentes de la secretaría de Estado citaron dos de esos otros obstáculos, que atribuyen a la Comunidad: "Primero, la presidenta Esperanza Aguirre no ha precisado aún cómo afectará a esta operación la nueva Ley del Suelo que prepara. Segundo, tampoco quiere hablar de si se prolongará la línea 10 de metro al nuevo desarrollo, algo que resulta imprescindible".

Sendos portavoces de la Comunidad replicaron que "Fomento jamás ha planteado esa petición sobre el metro en las reuniones". "Claro que habrá que llevar el metro al nuevo barrio, pero esa cuestión, incluida la discusión sobre qué administración lo paga, llegará más adelante. Ahora estamos a la espera de la propuesta de Fomento sobre la vivienda protegida", insistieron.

Fecha de caducidad

La edil de Urbanismo, Pilar Martínez, subraya que el Ministerio de Fomento debe ser consciente de que la Operación Chamartín "tiene fecha de caducidad", porque el primer borrador de la Ley del Suelo que prepara la Comunidad impide utilizar suelos afectos a infraestructuras (como los de Renfe en Chamartín) para sacar plusvalías. "Si la ley se aprueba antes de que esté aprobado el plan parcial de la Operación Chamartín, ésta será ya inviable", dice.

El consejero de Medio Ambiente, Mariano Zabía, admitió ese extremo, pero señaló que la Ley del Suelo está aún en fase de dictamen previo, y que el texto final podría no incluir esa cuestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 2005

Más información