Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUSKADI

López emplaza a los nacionalistas a elegir entre el soberanismo y un "acuerdo de país" con los socialistas

Patxi López, el líder de los socialistas vascos, reforzado tras los comicios del pasado domingo, explicará el próximo lunes al lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, que tiene que optar en esta legislatura: o avanzar por la senda del soberanismo, con su plan bajo el brazo y apoyándose para la investidura en EHAK, o buscar un acuerdo de fondo "sobre el modelo de país" (reforma estatutaria por dos tercios) y sobre la pacificación con el PSE-EE y con el presidente Zapatero. Ibarretxe, por ahora, va hacia un gobierno en minoría, hipótesis que se maneja como más probable en la cancillerías socialistas. Esta posibilidad, además, podría traducirse a nivel parlamentario en un hipotético apoyo externo del PSE avanzada la legislatura. En ningún caso supondría entrar en el Gobierno con los nacionalistas, algo que está prácticamente descartado en las filas socialistas.

El candidato de los socialistas vascos no quiere apretar el nudo en estos primeros movimientos para no favorecer un escoramiento de Ibarretxe hacia la marca electoral de la ilegalizada Batasuna. Lo hace a sabiendas de que la reunión de la Ejecutiva peneuvista del lunes fue tensa entre los dos sectores que alberga históricamente el PNV, aunque por el momento ambos hayan cerrado filas en torno a Ibarretxe. El propio Josu Jon Imaz admitió ayer que en el horizonte final negociador sobre el modelo de país deberá darse un acuerdo de calado entre nacionalistas y no nacionalistas. Gráficamente, aunque sin querer entrar en el debate interno de los peneuvistas, López dijo que puede haber "un cónclave en el PNV, pero está sin resolver y no se ha visto fumata blanca todavía". Es decir, los socialistas vascos tienen claro que la iniciativa le corresponde ahora a Ibarretxe, pero tampoco tienen previsto quedarse de brazos cruzados. López anunció que la ejecutiva dio luz verde a una ronda de conversaciones con "todos los partidos" si, finalmente, Ibarretxe es incapaz de sumar los apoyos necesarios para su investidura.

Ibarretxe "no es más que el lehendakari en funciones", porque "necesita los mismos votos que cualquier otro candidato y, de momento, parece evidente que no los tiene", recordó López. En ese caso, López presentará su candidatura en la sesión de investidura y buscará apoyos para sacarla adelante. Mientras tanto, "que muevan ficha en el PNV, en Ajuria Enea y en EA", indicó un alto responsable socialista vasco.

Otra incógnita que probablemente se tendrá que resolver en primera instancia será la composición de la mesa de la Cámara vasca. Sin querer adelantar nada, fuentes de la dirección socialista aseguraron ayer que no apoyará al candidato de la coalición nacionalista, Juan María Atutxa. "Desde luego no saldrá presidente con nuestro voto", dijeron. El PSE saludó sus resultados e interpretó que las urnas habían censurado el plan de PNV-EA -"nadie puede volver a ponerlo encima de la mesa"-, el inmovilismo del PP y el abandono de EB de la izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 2005