Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura, Comunidad y Ayuntamiento acuerdan comprar la casa de Vicente Aleixandre

Representantes del Ministerio de Cultura, de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento acordaron ayer dirigirse a los herederos del poeta Vicente Aleixandre para buscar fórmulas de adquisición de la casa en la que vivió el premio Nobel de Literatura con el objetivo de dar un futuro cultural al inmueble.

Según informa el ministerio, el acuerdo se alcanzó en una reunión que tuvo lugar en la sede ministerial y a la que asistieron el subsecretario de este departamento, Antonio Hidalgo, el consejero de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas, y la concejal de Las Artes, Alicia Moreno.

Durante la reunión, las tres administraciones manifestaron su voluntad de dar una respuesta a las demandas culturales sobre la herencia que supone Casa Velintonia, que durante más de cincuenta años fue refugio de cuatro generaciones de poetas españoles. Para iniciar las gestiones y estudiar el futuro de la casa madrileña donde el poeta vivió desde 1927, se ha creado una comisión técnica formada por los directores del Libro del Ministerio de Cultura y de la Comunidad de Madrid, el director de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento y la coordinadora general de Urbanismo del Ayuntamiento.

Con este acuerdo se satisface una antigua reclamación de escritores e intelectuales, que desde hace años vienen pidiendo que la casa situada en el número 3 de la calle de Velintonia pase a formar parte del patrimonio público y vuelva a ser "la casa de la poesía". El pasado 28 de marzo fue la última vez que la Comisión de Amigos de Vicente Aleixandre planteó esta cuestión, que en esta ocasión contaba con el apoyo expreso del Ayuntamiento y de instituciones como la Real Academia Española y el Instituto Cervantes.

En un pleno del Ayuntamiento que tuvo lugar dos días después, los diferentes grupos políticos coincidieron en el interés de recuperar este edificio con fines culturales, pero acordaron que sólo lo comprarían si era a partes iguales con la Comunidad y el Ministerio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2005