Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

195 años de cárcel para el etarra Pakito por tres asesinatos

El ex jefe de ETA ordenó en 1992 un atentado con coche bomba en Santander

El que fuera máximo responsable del aparato militar de ETA Francisco Mujika Garmendia, Pakito, fue condenado ayer a 195 años y 11 meses de prisión por haber ordenado en 1992 la sustracción de un vehículo y la colocación de un coche bomba en el barrio de La Albericia, de Santander. La explosión causó la muerte de tres viandantes y graves heridas a los integrantes de una patrulla policial que pasaba por el lugar.

El tribunal ha condenado al dirigente terrorista por tres asesinatos consumados, otro asesinato frustrado, un delito de atentado a agente de la autoridad con resultado de lesiones graves, estragos, siete delitos de lesiones y 11 faltas de lesiones. Las penas impuestas suman 195 años de prisión, si bien, Pakito -que ya estaba condenado a cientos de años de prisión- no cumplirá más de 30 de reclusión, límite establecido en el Código Penal de 1973, que es el aplicable a su caso.

Además, deberá indemnizar con 300.000 euros a los herederos de cada una de las tres víctimas mortales.

La sentencia declara probado que Mujika era dirigente de ETA y que desde Francia dio órdenes a los miembros de la banda José Gabriel Zabala Erasun y Gonzalo Rodríguez Cordero -ya condenados en sentencia firme el 14 de enero de 1998- para que se apoderasen de un automóvil. El 12 de enero de 1992, los dos terroristas robaron un Ford Fiesta, estacionado en la Plaza de Irún, de San Sebastián (Guipúzcoa). Lo trasladaron a una lonja en Oiartzun, donde le cambiaron las matrículas y lo cargaron con 25 kilos de explosivo y metralla.

Días más tarde, lo trasladaron a Santander, donde los etarras Iñaki Rekarte y Luis Ángel Galarza -también condenados por estos hechos- lo hicieron estallar al paso de una furgoneta policial. Tres personas murieron en el acto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2005