Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Francisco Murcia Puchades | Presidente de los promotores inmobiliarios

"La campaña contra la LRAU desprestigia a toda la Comunidad Valenciana"

Valencia
Francisco Murcia Puchades, consejero delegado del grupo Murcia Puchades, relevó el pasado jueves a Juan Soler al frente de la patronal de Promotores Inmobiliarios de la Comunidad Valenciana. Aspira a lograr el reconocimiento de la oferta residencial como parte integrante del negocio turístico, se muestra relativamente comprensivo hacia el promotor del Hotel Atrium y lamenta la condena de la legislación urbanística valenciana desde la Unión Europea.

Francisco Murcia Puchades fue elegido presidente de la Federación de Promotores Inmobiliarios el pasado jueves en una discreta asamblea de la patronal celebrada en Valencia. El mismo día, la Comisión Europea requería al Gobierno y al Consell aclaraciones sobre la falta de transparencia en la aplicación de la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU) a raíz de las denuncias formuladas por la plataforma Abusos Urbanísticos No constituida por propietarios extranjeros asentados en la costa valenciana hace años. Murcia Puchades conoce el caso, no en vano es presidente de Provia, la patronal inmobiliaria de Alicante.

Pregunta. ¿Qué opina de las dudas de la Comisión Europea hacia la LRAU?

"Fue un atrevimiento [del promotor del hotel Atrium] y eso le ha generado un problema"

"Conociendo a Juan Soler, no ha ido más lento de lo que ha podido"

"Benidorm, vista desde la carretera parece tremenda, pero es muy agradable para pasear"

Respuesta. No tiene ningún sentido lo que está sucediendo. La campaña contra la LRAU, sin distinguir entre la propia ley y los que cometen fraude, sin distinguir entre los presuntos infractores y los promotores honestos, no actúa contra el sector, sino contra toda la Comunidad Valenciana. Desprestigia a la Comunidad Valenciana, al que legisla, a las Cortes, a los tribunales... Seguro que hay casos en los que tienen razón, pero no se puede generalizar. Las posiciones extremistas son malas. La situación sería muy distinta si la gente se informase bien antes de comprar una parcela. Lo que se vende en el extranjero es que no se debe comprar en la Comunidad Valenciana porque hay inseguridad.

P. ¿Qué sabe de la nueva ley urbanística que prepara la Consejería de Territorio y Vivienda?

R. Nosotros elogiamos la LRAU, nos ha venido muy bien durante muchos años porque generaba velocidad en la gestión del suelo, que se ha ido perdiendo por la demanda brutal. Fuimos pioneros con la Ley Reguladoras de la Actividad Urbanística que ha ayudado a mantener inicialmente el precio de la vivienda en la Comunidad Valenciana durante estos años de boom. Pero siempre hay cosas que no acaban de funcionar bien y ante las reclamaciones de ciudadanos se ha buscado más la protección del propietario. Hay cosas que no nos gustan, pero la LUV ayudará a profesionalizar el sector y pondrá de nuevo a la Comunidad Valenciana a la cabeza de España en el tema de vivienda.

P. ¿Cómo es posible que se produzcan excesos de edificación con en el caso del Hotel Atrium en La Vila-Joiosa?

R. El hotel está en la cala de Finestrat, en la Vila Joiosa pero lindando con Benidorm, la tercera ciudad de Europa por capacidad hotelera. El empresario que promueve el hotel, que es el segundo o el tercer hotelero de la Comunidad Valenciana, se acogió a una modificación que estaba prevista en el plan general de la Vila Joiosa, pero que finalmente no se aprobó. Fue un atrevimiento y eso le ha generado un problema. Las cosas hay que hacerlas basándose en la legalidad.

P. ¿Cúal es la solución del problema?

R. Espero que el problema se arregle por el bien de los ciudadanos que van a esa cala. Lo peor que puede suceder es tener allí un esqueleto durante 20 años, que es lo que podría pasar. De hecho, en la cala de Finestrat hay una estructura de un edificio paralizado durante 15 años. Tendrán que buscar fórmulas para solucionarlo, haciendo transferencias de suelo, liberando solares adquiridos por la misma empresa, algo habrá que hacer.

P. Da la impresión de que los promotores van más rápido que la Administración en algunos casos, pienso en la propuesta de Juan Soler para levantar una ciudad deportiva del Valencia en unos terrenos que no son ni siquiera urbanizables... ¿está muy acelerada la construcción?

R. No conozco el caso con exactitud, pero el Valencia CF ha tenido la inmensa suerte de tener como presidente a un promotor inmobiliario que, como conoce tan bien el sector, sabe buscar fórmulas que arreglen las cuentas del club. Y creo que lo va a conseguir en muy poco tiempo trasladando la ciudad deportiva desde un sitio que tiene un alto valor a otro donde se puede hacer exactamente lo mismo. Visto desde fuera y sin conocer el detalle me parece una excelente decisión. ¿Velocidad? La que ha necesitado el presidente del Valencia CF para llegar a acuerdos con la Administración, conociendo a Juan Soler, no ha ido más lento de lo que ha podido.

P. ¿Se mantendrá el ritmo de construcción de vivienda después de la marca de 2004?

R. El año pasado se construyeron 90.000 viviendas en la Comunidad Valenciana y la mitad de ellas en la provincia de Alicante. Se va a seguir construyendo. En primer lugar influyen factores demográficos, de inmigración. Muchos inmigrantes, aunque no han ocupado vivienda nueva, han facilitado que otros la compren. También es muy importante la vivienda turística. Somos las playas de media España. Y una de cada dos viviendas en la costa se vende en el extranjero. Esa es una demanda muy fuerte. Yo tengo promociones que se han vendido en un 70% a extranjeros.

P. La demanda extranjera ¿se concentra en Alicante?

R. Ha sido mayor en Alicante, pero estamos hablando de las áreas de costa. Lo único que tenemos que hacer son buenos proyectos que atraigan este tipo de turismo. Buenos campos de golf, buenas infraestructuras. Hay municipios en Andalucía que tienen más campos de golf que toda la Comunidad Valenciana y no está mal imitar ese modelo.

P. ¿Se masificará la costa?

R. La playa se ocupará sin masificación, para eso está la Ley de Ordenación del Territorio (LOT). Hay que planificar bien la ocupación, pero no podemos renunciar a esa riqueza que tenemos, nuestro clima, nuestras playas, porque no tenemos recursos que tienen otras comunidades.

P. La LOT favorece la concentración en altura...

R. Ese el caso de Benidorm, que es la tercera ciudad en capacidad hotelera de Europa, después de Londres y París, y tiene tanta capacidad como todo Portugal. Benidorm, vista desde la carretera parece tremenda, pero es muy agradable para pasear, tiene muchos espacios libres porque está muy bien planificada.

P. ¿Se nota presión urbanística sobre las zonas de interior próximas a la costa?

R. El madrileño que compra un apartamento lo quiere en la orilla del mar. Pero a un británico, estar a media hora de la playa le da exactamente igual. Tendremos que ir hacia el interior pero buscando proyectos de calidad. Necesitamos buenas infraestructuras y, sobre todo, agua.

P. ¿Canalizada o a través de cualquier sistema?

R. A través de cualquier sistema sostenible y las desaladoras no parecen lo mejor.

P. Los promotores no suelen exceder su ámbito regional...

R. Los promotores valencianos, poco. Tenemos que ir aprendiendo. La empresa valenciana ha sido esencialmente microempresa. De los 300 asociados que tenemos en Alicante, hay cinco o seis empresas grandes. Hay muchas empresas pequeñas que se han especializado en la construcción en su municipio y romper esa barrera les cuesta, pero hay que romperla. Hace años yo sólo edificaba en Benidorm, pero ahora estoy en doce municipios de la provincia de Alicante, he comprado suelo en Valencia y sé que tengo que dar el salto si quiero que mi empresa dure. Otros muchos están dando el salto a Murcia, Almería o Madrid. Murcia es muy interesante porque al ser una comunidad uniprovincial se gestiona con mucha agilidad. En Madrid apenas nos dejan entrar.

P. ¿Qué quisiera aportar a la Federación de Promotores Inmobiliarios durante su presidencia?

R. Me preocupa impulsar la vivienda turística residencial, que puede ser un apartamento en la playa, un adosado de 200 metros o una vivienda unifamiliar en un complejo de lujo. Hace un año firmé un convenio con la Agencia Valenciana de Turismo para implicarnos en sus promociones internacionales. El sector turístico no solamente lo integran los hoteles y los campings. Por cada plaza hotelera hay seis plazas turísticas en viviendas regladas. Se trata de clientes fieles, que no cambian de destino cada año y generan mucho negocio.

P. ¿Construiría pisos de 30 metros cuadrados?

R. Me parece una broma. No nos hacen falta en la Comunidad Valenciana y eso que en las zonas turísticas siempre nos ha gustado la vivienda pequeña. El plan de viviendas protegidas ya recoge pisos desde 40 metros, pero esta idea de las viviendas pequeñitas es una broma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2005