Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos del Atrium se oponen a que el promotor cambie alturas en primera línea por solares

El exceso de lo edificado en relación con la licencia otorgada supera las diez plantas

Una agrupación de vecinos afectados por las ilegalidades urbanísticas del Hotel Atrium Beach, en La Vila-Joiosa, al conocer la propuesta de la promotora de ceder una parcela de 21.000 metros cuadrados colindante a cambio de la legalización del exceso de obra, sostiene que toda la parcela de La Cala está edificada, que no hay suelo ya en primera línea de costa y que, por lo tanto, "el promotor obtendría un claro beneficio" al cambiar edificabilidad de primera línea por terrenos que no lo son. El esceso de edificación en relación con la licencia supera las diez plantas.

El exceso de edificabilidad del Hotel Atrium Beach, en La Cala de La Vila Joisa, sobre el que pesa la mayor sanción decretada en territorio valenciano (12 millones de euros) es tan evidente que no sólo lo detectaron los técnicos del Ayuntamiento de La Vila en sus mediciones, sino que fue advertido -y denunciado- por los propietarios de las torres de apartamentos que promovió la misma promotora en la zona. La edificabilidad neta máxima que permite el planeamiento de La Vila en esa parcela es de 79.965 metros cuadrados de techo. Según documentos oficiales del Ayuntamiento, las cuatro torres residenciales ya consumieron 64.813 metros cuadrados, por lo que el hotel, cuyas obras están paralizadas desde la muerte de tres operarios en dos accidentes laborales, en septiembre de 2003, sólo podía consumir 15.151 metros. Pero cuando se decretó la paralización de las obras, el hotel había edificado 103.728 metros, es decir, 88.577 metros de exceso. La aplicación del llamado premio hotelero -figura legal que permite más edificabilidad a los hoteles que a las viviendas- apenas descuenta volumetría consumida, por lo que la obra construida de más sigue siendo de unas diez plantas.

Hace un año se constituyó una asociación de vecinos afectados que ahora, al conocer la propuesta de la promotora de ceder una parcela de 21.000 metros colindante a cambio de la legalización del exceso de obra, sostiene que toda la parcela de La Cala está edificada, que no hay suelo ya en primera línea de costa y que, por lo tanto, "el promotor obtendría un claro beneficio" al cambiar edificabilidad de primera línea por terrenos que no lo son.

Entretanto, el Ayuntamiento de La Vila tiene previsto legalizar el complejo el jueves en un pleno municipal, y la empresa promotora, Hotel Luna SA, mantiene que no existe una resolución judicial o administrativa firme que determine el derribo pese a que sí que hay una sentencia del pasado mes de marzo en la que un juez de lo contencioso-administrativo emplazaba al Ayuntamiento a resolver, en el término de un mes, el expediente de acuerdo con la Ley del Suelo, que prevé la demolición de las obras ilegales. La promotora recurrió la resolución judicial. Según la empresa, dispone de dos licencias de obra, la primera de ellas concedida por el gobierno local socialista con fecha 2 de junio de 1999, y una segunda por silencio administrativo.

Para Hotel Luna SA, la medida drástica de demolición de todo aquello que sea legalizable conforme al actual planeamiento, supondría una vulneración de principios básicos inspiradores de la materia urbanística, como son el de proporcionalidad, el de menor demolición o de mantenimiento y conservación de la riqueza y de los bienes económico-sociales.

Esta mercantil entiende que está sufriendo una flagrante vulneración del derecho constitucional de presunción de inocencia, y se considera víctima de un cruce de intereses políticos que protagonizan un debate en el que en ningún caso se tienen en cuenta los 1.000 puestos de trabajo directos que se crearán en el complejo hotelero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2005