Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AL SOL

Razones para enamorarse de Lanzarote

La herencia ecologista y refinada de César Manrique impregna la isla

La más norteña de las Canarias sorprende por su densidad en atractivos y sensaciones. Un lugar que apuesta por armonizar la conservación del entorno y el turismo. Vacaciones a pleno sol entre volcanes.

El artista César Manrique la sumió en un debate -envidia de conservacionistas de medio mundo- de vigencia inusitada: el del crecimiento sostenible. La casi ausencia de rascacielos y cartelería publicitaria, el reciclaje para el turismo de bienes antes abandonados. Pese a sus poco dilatadas dimensiones, Lanzarote se merece muchos viajes.

1 Naturismo entre sus pioneros

CHARCO DEL PALO, HARÍA

MÁS INFORMACIÓN

Hace tres décadas, el alemán Gregor Kaiser dedicó al naturismo una urbanización (enfocada a sus compatriotas, aunque hoy visitada por cualquiera interesado). Compensando una costa áspera, pero sin cejar en el empeño de integrarse en el medio ambiente, se anclaron en la roca escaleras de acero inoxidable (las hay fijadas también en Punta Mujeres). Y, pasmoso, una piscina natural de dos metros de profundidad, con el fondo pintado de azul. Un muro la defiende del oleaje, a través de cuyos orificios anega el Atlántico el Charco de los Patos; así lo apodan quienes toman el sol a pleno cuerpo en las terrazas de arena.

- En Mala, desvío pasada la parada de autobús.

2 El vértigo de la belleza

PLAYA DE LA MONTAÑA AMARILLA.

LA GRACIOSA, TEGUISE

Hay pocos lugares tan extraordinarios como La Graciosa, y rodeando esta ínsula, por su área suroccidental, pocos tan estremecedores como la playita acostada bajo la montaña Amarilla. Tiñendo el soberbio roquedo, los amarillos blanqueados por la sal de las tempestades marinas tienen una fuerza que irradia y atrae como un gigantesco imán. Una experiencia estética que incentiva la arena finísima -mejor cuando baja la marea-, cuando no la panorámica del risco y el agua más tranquila de la isla.

.

3 Impacto visual

EL BOSQUECILLO, HARÍA

El risco de Famara ofrece todo el impacto de que es capaz la costa conejera. Los miradores son diversos, empezando por el del Río y acabando por el Bosquecillo, oculto celosamente por la gente del lugar. El área recreativa resulta, claro, muy ventosa, y fue repoblada con acacia australiana o majorera, pino mediterráneo y olivo. ¡Y qué señalar de la panorámica! Contemplando la playa de Famara en todo su esplendor, a uno le parece estar elevándose a las regiones de la naturaleza en plenitud.

- Viniendo de Haría, tomar el desvío a la ermita de las Nieves y, a unos 50 metros, el camino de la derecha. A la altura del radar militar, rebasada una vivienda, bajar por la derecha.

4 Lanzarote 'by night'

LAGOMAR, TEGUISE

Quién, sino César Manrique, pudo impulsar que una cantera de roca volcánica lapilli, en Nazaret, fuese habilitada como restaurante y local de copas. El jardín con lago, muy manriqueño, muestra esculturas del artista. En la cueva suena la música al menos hasta las cuatro de la madrugada, y ofician pinchadiscos los fines de semana. En lo alto, la casa que un día perteneció al actor Omar Sharif y que perdió, según un rumor nunca desmentido, jugando al bridge. Atravesar el pasadizo de salida (una serie de apoyos sobre un estanque) se convierte en todo un reto tras las copas.

- De Tahíche a Teguise, en Nazaret, girar en la señal de Museo. Información: 928 84 56 65. La cueva cierra los lunes.

5 Paseo magmático

TREMESANA, TIMANFAYA, YAIZA

El paseo en autocar por la Ruta de los Volcanes produce una extraña sensación. Impresiona el vulcanismo a flor de piel, con sus mares lavícolas y su alineamiento de cráteres. La relativa frustración de observarlo desde las ventanillas se torna en alegría cuando el visitante entre 16 y 65 años sabe de la posibilidad de apuntarse a la ruta interpretativa a pie que rodea el volcán de Tremesana, imbuyéndose, ahora sí, del sol y del intenso cromatismo que segrega el más singular de los parques nacionales. Son tres kilómetros llanos a través de malpaís y de lava hawaiana, por tubos volcánicos e incluso rodeando higueras sin tronco.

- El paseo a pie es gratuito. Salidas: los lunes, miércoles y viernes. Teléfono: 928 84 08 39; www.mma.es. Reservar con 20 días de antelación.

6 Contigo gofio y cebolla

LA MOLINA DE JOSÉ MARÍA GIL,

SAN BARTOLOMÉ

"El gofio no me gusta" es una frase que ni remotamente escuchará un turista por boca de un canario. Base de la dieta insular, esta harina de millo (maíz) tostado, mezclada a veces con cebada o trigo, fue la mejor arma contra el hambre. Mezclado con el caldo de pescado; o con agua, azúcar y aceite formando pellas (pelotitas). Junto al molino de viento pendiente de restauración, Esteban, el hijo de José María Gil, mantiene viva la llama de la molienda de gofio. La visita depara la posibilidad de ver la vieja maquinaria, y también de comprar.

- En San Bartolomé, a 500 metros del museo Tanit. Abierto de 8.15 a 13.00 horas.

7 Aldea con encanto

FEMÉS, YAIZA

Salvo el viento que lo barre sin parar, no hay prisas. Da la sensación de que no existe en el mundo una vida distinta a la que se desarrolla en Femés. En 45 minutos se puede caminar hasta la Atalaya, donde la isla deja de ser una vista parcial para convertirse en un espectáculo completo; el mirador del restaurante depara una buena panorámica de playa Blanca.

En la ermita se venera a san Marcial del Rubicón, patrón de la isla (la llave para verlo está en el súper). ¿El mejor cabrito? En casa Emiliano. Todo con la apacibilidad de un pueblito montañoso, donde igual se ven senderistas hacia la playa del Pozo, que a Yeray paseando sobre la burrita Luciana (de su abuela). Y toda la aldea inspirando la novela Mararía, de Rafael Arozarena, llevada al cine por Antonio Betancor (1998).

- A nueve kilómetros de Yaiza.

8 Cenando entre obras de arte

CASTILLO DE SAN JOSÉ, ARRECIFE

Hay un apriorismo que dice que los restaurantes de los lugares turísticos son caros y poco recomendables. Por ello sorprende que el de la fortaleza de San José (1779) goce de aprecio y reconocimiento generales entre los lanzaroteños. La escalera de bajada, la cristalera y el uniforme de los camareros llevan el sello de Manrique, quien impulsó la idea de convertir este abandonado edificio militar en museo de arte contemporáneo (gratuito). Las mesas 7 y 11 son las más cercanas a la cristalera, donde la noche se ve interrumpida por las luces de los barcos entrando a puerto. El emparedado de cherne (mero) con jamón ibérico y la tortilla conejera (de pescado y cebolla) son dos buenas apuestas.

- A un kilómetro al norte del centro de Arrecife. Teléfono: 928 81 23 21. Menú degustación, 18 euros.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar- Iberia (902 400 500; www.iberia.com). Durante todo el año, los precios mínimos de ida y vuelta a Lanzarote son a partir de 107,95 euros desde Madrid, y de 169,95 euros desde Barcelona. Tasas incluidas. Gastos de emisión, 15 euros.- Air Europa (902 401 501; www.aireuropa.com). Ida y vuelta desde Madrid y Barcelona, a partir de 182,95 euros, con tasasy gastos de emisión incluidos.- Spanair (902 13 14 15; www.spanair.com). Tarifa mínima todo el año, 98 euros ida y vuelta, más tasas (9,95 euros) y gastos de emisión (14 euros).Información- Cabildo de Lanzarote (www.cabildodelanzarote.com).- Patronato de turismo de Lanzarote (928 811 762; www.turismolanzarote.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005

Más información