Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:HASAN NASRALÁ | Secretario general de Hezbolá

"La resistencia no es nuestra profesión"

El jeque Hasan Nasralá, de 45 años, es secretario general de Hezbolá, el Partido de Alá, desde febrero de 1992. Considerado terrorista por Washington, Nasralá fue amenazado de muerte por el primer ministro de Israel, Ariel Sharon. Tras el asesinato del ex primer ministro de Líbano Rafik Hariri, Hezbolá encarna el mayor apoyo al Gobierno de Siria en el país de los cedros.

Pregunta. La resolución 1.559 del Consejo de Seguridad no sólo exige la retirada de las tropas sirias de Líbano, sino también el desarme de Hezbolá. ¿Qué espera para obedecer?

Respuesta. Estamos dispuestos a debatir de todas las cuestiones con los partidos políticos libaneses, incluso la de las armas de Resistencia Islámica (RI) [rama armada de Hezbolá]. No llevamos armas por placer o afición. Somos un gran partido político con diputados elegidos, tenemos representantes en municipios y animamos actividades culturales y sociales. La resistencia no es nuestra profesión.

P. ¿Entonces, a qué espera? ¿La retirada de Siria, a la que se opone, cambia tanto las cosas para Hezbolá?

R. Los sirios habrán abandonado el país un día u otro. La manera en la que lo están haciendo hubiera podido ser muy peligrosa para Líbano si no hubiéramos desplegado los esfuerzos suficientes para asegurar la seguridad nacional. Líbano no tiene interés en mantener malas relaciones con Siria. Tenemos que comprometernos ahora más que nunca en la vida política libanesa. La retirada [de las tropas] de Siria crea un vacío político que hemos de llenar. La seguridad y la estabilidad del país dependen de dos condiciones: mantener el consenso nacional sobre el Ejército libanés y todas las fuerzas políticas deben respetar el compromiso de asegurar la paz civil.

P. Israel se retiró del sur de Líbano en 2000. ¿Qué justifica hoy la lucha de RI?

R. Israel viola casi todos los días, con helicópteros y aviones, el espacio aéreo libanés. Creemos que Líbano sigue en el punto de mira de los israelíes, y es nuestro deber nacional asegurar la protección del país.

P. ¿Por qué no integrar sus combatientes en el Ejército?

R. RI está del lado del Ejército. Es la coordinación entre ambos lo que disuade a Israel de provocar nuevas agresiones y realizar operaciones terrestres en Líbano. Si RI se convirtiera en una brigada del Ejército, el enemigo podría bombardear sus posiciones, atacar su cuartel general y las infraestructuras del país. Cuando Resistencia Islámica dependa de órdenes del Gobierno, su eficacia será nula.

P. Muchos libaneses piensan que Resistencia Islámica sigue el combate contra Israel para justificar su existencia.

R. La acción de Resistencia Islámica siempre se limitó al territorio libanés. Israel aún ocupa una parte del territorio de Líbano: las granjas de Shebá.

P. ¿Correr el riesgo de provocar una guerra por 20 kilómetros cuadrados?

R. Esta zona no representa un frente que podría desembocar en una guerra. La RI se desplegó en la frontera [con Israel] y nunca lanzó ninguna ofensiva militar anti israelí. Aunque Israel abandonara la zona, la resistencia seguirá allí porque la amenaza isaelí permanece.

© Le Monde / EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005