_
_
_
_
_

Bancaixa invierte 7 millones en el diseño y difusión de su nueva marca

La caja se da dos años para implantar el logotipo de Mariscal

José Luis Olivas y Fernando García Checa, presidente y director general de Bancaixa, presentaron ayer al alimón la nueva imagen de marca de la caja valenciana que ha sido diseñada por Estudio Mariscal. Bancaixa destinará 7 millones de euros a costear el diseño e implantar el uso del nuevo logotipo. La nueva imagen será visible a partir del mes que viene pero costará dos años extenderla a toda la red.

Olivas y García Checa se calzaron sendos micrófonos inalámbricos en la solapa de la chaqueta para presentar en sociedad la imagen de Bancaixa "para el siglo XXI".

La estrategia de crecimiento diseñada por la cúpula de Bancaixa y aprobada por todos sus órganos de gobierno hace un año "requería un cambio de imagen", explicó Olivas. La caja solicitó en abril de 2004 a un gabinete de expertos un informe al respecto.

Los expertos salvaron la denominación de la entidad pero sugirieron que debían eliminarse las mayúsculas que identifican la marca de Bancaixa desde 1991, una denominación que se estrenó a raíz de la fusión de las cajas de ahorro de Castellón, Valencia y Alicante. También apostaron por suprimir la línea de puntos que subrayaban el nombre de la entidad en todos los documentos de la caja y por eliminar la mención a las tres cajas originales. "No tiene sentido subrayar la sede social" cuando una entidad tiene vocación de convertirse en referencia estatal, comentó Olivas.

Bancaixa trasladó el informe al Estudio Mariscal, "uno de los nuestros", en palabras de García Checa, para encomendarle el nuevo diseño.

Las minúsculas invitan a "la proximidad, la confianza, la cercanía", explicó el director general, frente a las mayúsculas "hieráticas, distantes, autoritarias" de la marca anterior.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El asterisco que corona la marca representa "un punto de encuentro". "El asterisco se identifica en los documentos bancarios con la letra pequeña", siguió García Checa, "nosotros lo ponemos en nuestro logotipo para subrayar nuestra vocación de transparencia, para que quede claro que no hay letra pequeña en los tratos con Bancaixa".

El mismo asterisco representa, además, el abrazo entre el cliente y la entidad financiera, un reflejo de la voluntad de cooperación que la caja se atribuye como rasgo para ganar mercado en toda España. El color de fondo sigue siendo el "azul Bancaixa, aunque técnicamente sea verde", concluyó García Checa. Y los ojos del asterisco salvan el naranja e introducen el amarillo.

Está pendiente de elaboración definitiva el manual de estilo que establecerá como se aplicará la nueva marca a los documentos, tarjetas, cartillas, rótulos exteriores o interiores. Pero Olivas avanzó que la nueva imagen será visible a partir del mes próximo. La extensión del logotipo a toda la red de Bancaixa se culminará a lo largo de los próximos años, según el presidente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_