Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía interviene en el pleno de Pinto para calmar a los asistentes

El alcalde de Pinto, Antonio Fernández González (PSOE), compareció ayer en un pleno extraordinario ante sus vecinos para explicar su viaje, mezcla de oficial y privado, de 44 días por Argentina, Chile y Cuba. Fue un pleno muy largo y tenso, que terminó pasada la medianoche y con un público dividido entre aplausos y abucheos al polémico regidor. Los responsables municipales habilitaron un televisor fuera de la sala para que los que no habían podido entrar también siguiesen las distintas comparecencias.

La Policía Municipal tuvo que intervenir para calmar a los asistentes, que abarrotaban el salón de plenos, la sala de espera y los pasillos. Los gritos de "¡fuera, fuera!" se mezclaron con los jaleos a favor de la gestión de Fernández. La presencia policial calentó todavía más los ánimos. La tensión se disparó cuando el regidor ordenó a la policía que desalojase a un afiliado del PP que estaba increpando al alcalde. Cuando los agentes se dirigieron al hombre, otros presentes se unieron a la discusión. La mayoría de los presentes se levantaron de sus asientos, y el pleno quedó suspendido durante unos momentos.

El afiliado del PP sufrió un desvanecimiento en plena bronca con la policía y tuvo que ser desalojado en andas. El alcalde tuvo que hacer un receso de algo más de 10 minutos hasta que la policía consiguió tranquilizar a los vecinos.El alcalde invitó en varias ocasiones a algunos asistentes a que se saliesen del pleno. "Se sale usted del pleno, que ya me ha interrumpido 40 veces", pidió, con autoridad, a algunos de los presentes más exaltados. Entre unos y otros, apenas dejaron hablar a los portavoces municipales. Fernández fue constantemente interrumpido durante el relato que intentó hacer de su periplo suramericano.

"Tenemos hermanamientos con el pueblo de Pinto (Argentina)...", comenzaba el alcalde. "¡Pero si allí no saben ni que existimos...!", le interrumpió una señora. Hubo aplausos, y de nuevo abucheos y gritos de "¡fuera, fuera!" y "¡Pinto, Pinto!". Las mayores protestas se las llevó las referencias al hecho de que una escuela para niños con síndrome de Down en Pinto (Argentina) llevará el nombre de Antonio Fernández y también el hecho de que el regidor recibiera en Cuba la Medalla Honorífica de la Ciudad de Guanabacoa.

Todos se llevaron insultos. Si parte del público le llamó "sinvergüenza" y "ladrón"

al alcalde, la portavoz del PP, Miriam Raboneda, fue tachada por algunos durante su intervención como "tonta" y "facha".

En los pocos momentos que Fernández pudo hablar, arremetió contra el consejero de Presidencia de la Comunidad, Francisco Granados, el cual le había denominado horas antes "el Willy Fogg del sur", en referencia a su largo viaje. Fernández acusó a Granados de cobrar "dietas millonarias" y "quizás incompatibles con su sueldo como regidor" durante los viajes que realizó al extranjero cuando era alcalde de Valdemoro.

"Mientras que en mis 10 años como alcalde de esta localidad he estado 52 días de viaje oficial, Granados, en apenas tres años (de 2000 a 2003) y siendo regidor de Valdemoro, estuvo fuera de su Ayuntamiento 90 días, cobrando dietas millonarias y sin rendir cuentas a nadie". "Granados también conoce Chile y Argentina porque estuvo 10 días acompañando a Rodolfo Martín Villa, presidente de Endesa, quizás porque la compañía tenía allí asuntos que tratar", añadió el alcalde de Pinto. El regidor pinteño también acusó al actual gobierno municipal de Valdemoro (PP) de haberse llevado a Bulgaria (Sofía) a 18 empresarios "pagados por el Ayuntamiento".

"Me he pagado hasta la última peseta del viaje y, además, no voy a cobrar ningún sueldo", explicó Fernández. El regidor ha afirmado en varias ocasiones que devolverá los 2.077 euros que, según él, le costó el periplo, más los gastos de los billetes y su sueldo completo de un mes (unos 4.700 euros). Lo que sí que tendrán que pagar las arcas municipales es el viaje de José Manuel Govantes, jefe de gabinete y acompañante de Fernández por Latinoamérica.

Tras hablar del viaje, llegó el punto del IBI (impuesto de bienes inmuebles). Los recibos han subido como media un 30%. Fernández justifica esta subida por la modificación catastral de 2003. Además, el regidor aseguró que habrá subvenciones en el pago de este impuesto para los sectores más desfavorecidos. "Lo que no puede ser es que el que tiene un chalé enorme y que ha obtenido unas plusvalías millonarias por un terreno, venga a quejarse de que tiene un IBI muy alto", dijo.

Fernández ridiculizó a la plataforma vecinal contra la subida del IBI, que asegura haber recogido 6.500 firmas en contra de esa medida. El alcalde las mostró: "Son menos. Aquí veo una firmada por Iván Zamorano, otra por Illa, Illa, Illa, Juanito Maravilla y otra por Chenoa. Incluso hay algunas firmadas por menores, lo que me parece aún más grave".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 2005