Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elena Ciordia se adentra en la magia del bosque en una exposición

La pintora Elena Ciordia regresa hoy a la galería Ederti de Bilbao (Alameda de Rekalde, 37), la misma donde expuso hace cuatro años, con casi medio centenar de lienzos en los que ha estado trabajando este tiempo. Si en 2002, Ciordia (Ortuella, 1964) había creado un mundo mágico de sirenas y unicornios en lugares reconocibles de la costa vasca, como Mundaka, Elantxobe o Zarautz, en esta ocasión se ha trasladado al interior y muestra paisajes de bosques, también de Euskadi.

"Cuando finalizas una exposición te quedas como sin saber qué hacer. Suelo ir mucho al monte con mi familia y me gusta sacar fotos de los paisajes. Después, en casa, trabajo con fragmentos de esas fotografías, trasladándolas al lienzo. Las ramas, las hojas, troncos... Me satisfizo mucho lo que estaba haciendo, me llenó y decidí seguir por ahí, por el color y la luminosidad del bosque, del monte, del campo", explica Ciordia. Su exposición, que permenecerá abierta hasta el 7 de mayo, está compuesta por 49 cuadros de distintos tamaños, desde los más pequeños (de 20x20 centímetros), agrupados en series, hasta los grandes, de 100x37, algunos de los cuales también podrían considerarse series al mostrar parecidos rincones del paisaje en distintas estaciones, en distintos colores.

Al contrario que en su muestra anterior, en la que personajes reales o imaginarios animaban las escenas, aparecen pocas figuras en la nueva exposición de Ciordia. "Son personajes un poco solitarios, que es como me gusta a mí ver el bosque", indica la autora.

Y el mundo mágico que entonces visitaba el mar Cantábrico no existe ahora. "La magia está presente, quizá, en el tratamiento de la propia pintura, con pinceladas muy pequeñas, menudas, que proporcionan cierta atmósfera a los paisajes. La tela queda muy rica porque hay miles de pinceladas en cada cuadro, una acumulación de pintura", comenta Ciordia, que ha elegido los títulos de sus obras basándose "en La canción de la Tierra, de Mahler, y en Orígenes, de Gabriel Celaya".

La artista vizcaína continúa la línea realista que mostró en 2002. "Sólo he cambiado la temática", reconoce. A pesar de haber reunido una gran cantidad de fotografías, Ciordia no se plantea exponerlas. "No son enseñables. Yo pinto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de abril de 2005