La policía halla 50 kilos de dinamita y dos subfusiles del 'comando Donosti'

El arsenal estaba en un trastero de un edificio de viviendas de Hernani (Guipúzcoa)

La policía halló en la madrugada de ayer en un trastero de Hernani (Guipúzcoa) 50 kilos de dinamita Titadine, otros 14 de bases para la fabricación artesanal de explosivos y dos subfusiles con su munición, que formaban parte del arsenal del complejo Donosti de ETA, cuyo núcleo central ha sido desarticulado durante las dos últimas semanas. El habitáculo, sito en un edificio de viviendas, era propiedad de la madre de Marta Igarriz, detenida el pasado día 7 por facilitar cobertura e infraestructura a los últimos comandos de la banda detectados.

El hallazgo es consecuencia de las investigaciones que llevaron a la detención de seis supuestos etarras que estaban reconstruyendo la estructura del llamado comando Donosti. Los agentes de la Comisaría General de Información se sorprendieron de que en los siete registros que practicaron el jueves pasado no se hallaran ni armas ni explosivos. Tras las declaraciones de los detenidos, especialmente de Igarriz, cruzadas con otras pesquisas, los investigadores lograron determinar la posible ubicación del escondite localizado ayer.

El trastero, sito en la calle Txirrita de Hernani (donde fue detenida Igarriz), fue registrado con gran cautela por agentes del Grupo de Desactivación de Explosivos y NRBQ con sede en Bilbao del Cuerpo Nacional de Policía. En el interior encontraron 48,8 kilos de dinamita de la marca Titadine (procedente de la robada en Francia en 1999 en tres asaltos), otros 12 kilos de "una sustancia granulosa de color amarillento", que, según el Ministerio del Interior, "podría ser algún tipo de clorato", así como otro kilo y medio de azufre. Éstos dos productos químicos son esenciales para la fabricación de cloratita.

Bombas lapa

El polvorín contenía también 42 metros de cordón detonante (acelera las explosiones), 14 detonadores eléctricos, tres temporizadores (para estallidos retardados), dos sistemas antimovimiento para bombas lapa, un mando a distancia y un receptor (para activar explosivos por control remoto) y un medidor de circuitos para comprobar sin riesgo si las bombas funcionarán.

La policía comunicó ayer por la tarde que también habían sido localizados en el desván dos subfusiles ametralladores, uno de la marca Matt (francés), con dos cargadores llenos, y otro de Uzi (israelí), con un solo cargador. Los etarras también escondían dos cajas de 50 balas cada una del calibre nueve milímetros parabellum.

Para completar sus pertrechos terroristas, los etarras guardaban en el escondite un artefacto para la apertura y robo de coches y otro en proceso de fabricación; varias placas de matrículas en blanco; una cinta adhesiva especial para la confección de números y letras para la falsificación de placas de coches y una remachadora para la fijación de matrículas. El albarán de lo encontrado a los terroristas incluía un escáner (para controlar los movimientos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado) y una termoselladora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 11 de abril de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50