Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Gobierno apura las privatizaciones

El grupo público SEPI inicia una nueva oleada de desinversiones entre las que destacan sus participaciones financieras

Desde 1984 se han privatizado en España más de 125 empresas con las que se han obtenido unos ingresos superiores a los 42.000 millones de euros. Han sido distintas etapas con distintos Gobiernos, distintas filosofías y distintos fines. Ahora se inicia una nueva fase en la que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales empezará a desprenderse de sus participaciones financieras en empresas que cotizan en Bolsa y con las que espera obtener 1.332 millones de euros. Más adelante pueden seguir la senda de la privatización actividades tan diversas como la explotación de uranio, el hipódromo de la Zarzuela y un amplio etcétera, una vez que alcancen "condiciones de mercado".

Las próximas desinversiones financieras supondrán unos ingresos en torno a los 1.332 millones de euros

La venta del 18,5% de Red Eléctrica es la única que podría justificar la realización de una oferta pública de venta de acciones

En 1985 se inició el proceso privatizador de la Sociedad Española de Participaciones Industriales -SEPI- con unos primeros años de Gobierno socialista en los que se recortó "caso por caso el perímetro del sector público empresarial, pero conservando una presencia estatal minoritaria en las empresas cotizadas al estilo del sector público empresarial francés o alemán", según destaca el máximo responsable actual del grupo empresarial público. Los siguientes Gobiernos del Partido Popular, según Enrique Martínez Robles, han programado las privatizaciones con "vocación de totalidad", con la excepción de algunos sectores como televisión, ferrocarriles, minería del carbón y algunos servicios públicos.

Desde 1984 se han privatizado más de 125 empresas, por las que se han obtenido unos ingresos superiores a los 42.000 millones de euros, y concretamente en el periodo 1996-2004 han salido del dominio público 49 empresas que han supuesto una importante reducción de la SEPI en todos los ámbitos.

El empleo en el grupo se ha reducido a la mitad -ver cuadro adjunto-, quedan 22 sociedades, dos fundaciones, el grupo RTVE, y mientras que en 1996 la participación en la cotización bursátil de las empresas estatales suponía el 10,87% de la capitalización, a finales de 2003 se había reducido al 0,52%.

La presencia bursátil actual es, por tanto, testimonial y tiene los días contados. En la nueva ola privatizadora que está preparando la SEPI, el grupo público se desprenderá durante los próximos meses de su participación en Iberia (5,28%), Aldeasa (5,06%), Endesa (2,95%) y Altadis (2,08%). Y reducirá del 28,5% al 10% su participación en Red Eléctrica.

Participación minoritaria

Al margen de la Bolsa, mantiene también otras participaciones minoritarias en Aresbank, con el 7,4%; Hispasat, 8,2%, y una participación indirecta en Ebro Puleva del 10%, aproximadamente, que les está planteando algunos quebraderos de cabeza con el grupo kuwaití KIO (Kuwait Investment Office).

La gran diversidad de sectores y actividades en las que está presente y las condiciones históricas heredadas en la mayoría de los casos complican no sólo la gestión del grupo, sino incluso su naturaleza y sus funciones. En resumidas cuentas, para Martínez Robles se trata de "un organismo con varias tareas, como la de señalar las estrategias empresariales de determinadas empresas, así como la de realizar el programa de privatizaciones del Gobierno, que prácticamente está concluido porque las que quedan en la mayoría de los casos no son privatizables y otras hay que hacerlas atractivas antes de privatizarlas".

En esta próxima oleada se trata de desprenderse de participaciones minoritarias de carácter financiero, que proceden de las respectivas ofertas públicas de venta (OPV), en las que los coordinadores globales no ejercieron la correspondiente opción de compra -green shoe-.

Concretamente, en lo que queda de año y en función de la evolución del mercado bursátil, saldrán por completo de Altadis e Iberia, participarán en la oferta pública de adquisición de acciones -OPA- que Autogrill mantiene sobre Aldeasa a través de Retail Airport Finance, a un precio de 36,57 por acción, lo que supone para SEPI unos ingresos en torno a los 39 millones de euros, y se desprenderán de parte de sus acciones en Red Eléctrica, dejando el resto, hasta el 10% que debe mantener por ley, para 2006.

En cuanto a Endesa, la enajenación está prevista para el poróximo año. La eléctrica se encuentra en estos momentos en un periodo febril, tanto por sus acciones externas -la última supone el intento de entrada en el capital de la italiana Edison adquiriendo el 18% de la francesa EDF- como internas, con un reajuste continuo de su accionariado. Caja Madrid acaba de pasar del 5% al 9% y espera llegar al 10%, convirtiéndose así en el primer accionista y asegurándose una posición de fuerza frente a futuras fusiones en el sector energético.

En el caso de Iberia, se cumple este año el plazo de permanencia mínima de los accionistas que forman el núcleo estable: British Airways, BBVA, Logista, Ahorro Corporación y El Corte Inglés. Caja Madrid es la única cuyo plazo vence en 2006. De cualquier manera, Martínez Robles está convencido de la permanencia de todos ellos a medio plazo, así como de la ampliación de los acuerdos establecidos con su socio tecnológico, British Airways.

Las peculiaridades de Red Eléctrica son también significativas y cambiantes desde la entrada en vigor del Real Decreto que impone de nuevo una reducción de la presencia de las compañías eléctricas en su capital con el tope del 1%. -en la anterior, la reducción fue del 10% al 3%-. Esto supone la confluencia de varios vendedores a la vez, cada uno con sus estrategias para tratar de obtener el mejor precio posible. En el caso de SEPI, la desinversión colocará un volumen importante de acciones, el único que justificaría una oferta pública de venta -OPV-, aunque todavía no se ha decidido nada al respecto. Con el resto si serán ventas "institucionales" (sólo tendrán opción a compra entidades o fondos, en ningún caso particulares). Todos los analistas consultados coinciden en señalar que no tendrán ningún problema para su colocación en cuanto se ofrezcan. "Incluso en el mismo día", señala alguno de ellos.

Aunque en la actualidad sólo dispone de autorización para enajenar un 3,5% de su participación en Red Eléctrica, correspondiente al green shoe que no se ejercitó en la OPV de 1999, según Martínez Robles, la venta de estas participaciones ya cuenta con las autorizaciones correspondientes del Consejo de Ministros y los dictámenes del Consejo Consultivo de Privatizaciones (CCP). Además, insiste en que no hay un calendario concreto para llevar a cabo estas enajenaciones y que la decisión final vendrá determinada en función de las de las mejores condiciones de mercado y la evolución de la cotización de los títulos.

Un balance equilibrado

De acuerdo con las cotizaciones correspondientes al 31 de marzo -ver cuadro adjunto-, el volumen total de los ingresos que la SEPI espera alcanzar con estas ventas alcanza los 1.332 millones de euros, unas cifras que le permitirán presentar de momento un balance equilibrado en el ejercicio correspondiente a 2005.

Un ejercicio en el que también podrían sumarse las cantidades obtenidas por la venta de dos sociedades del ámbito sanitario. Inisas y Clinisa, aseguradora y clínica, respectivamente, que ya presta servicios a alguna de las sociedades médicas privadas que podría ser su nuevo dueño. Las cifras son menores en este caso, de lo que da una idea la facturación de Clinisa en 2003, que se situó en torno a los 4,4 millones de euros.

Aunque no se trata de empresas cotizadas, en este caso, se seguirá el procedimiento "habitual", que establece la selección de asesores y valoradores independientes, la presentación del correspondiente cuaderno de venta, las ofertas, el dictamen del consejo de privatizaciones y la correspondiente autorización del Consejo de Ministros.

Conocen y comparten las principales directrices de las recomendaciones de la OCDE que se aprobarán en las próximas semanas en París y aunque no figuran en sus proyectos presupuestarios nuevas desinversiones son conscientes de que a largo plazo deberá apoyarse en ellas cualquier paso que se dé con las empresas que hayan conseguido colocarse en "situación de mercado".

Entre las candidatas podrían situarse las compañías de bienes de equipo y materia prima nuclear, ENSA y ENUSA, respectivamente, una vez encarrilado el proyecto de ley para solucionar el problema de los residuos de Enresa.

De cualquier manera, van a seguir coleando algunas situaciones, como las planteadas en el sector naval con la segregación de los astilleros civiles y militares, la desaparición de Izar y la creación de Navantia, en la que se aglutinan las actividades de defensa, aunque podrán mantener un 20% de construcción de embarcaciones civiles.

En este sentido, los sindicatos que firmaron en diciembre un acuerdo que supone la desaparición de Izar, y unos compromisos por ambas partes, han manifestado esta semana su descontento por lo que consideran un incumplimiento del compromiso en buscar nuevos para los cuatro astilleros afectados: Manises, Gijón, Sevilla y Sestao, de los que han salido 4.000 trabajadores, con lo que se supone que han mejorado sustancialmente su competitividad.

Para los responsables de la SEPI, sin embargo, si se han cumplido los acuerdos de diciembre. Un buque gasero para el astillero de Sestao "ya supone una buena parte del cumplimiento", a lo que hay que añadir otros contratos de motores para Manises y una compuerta para la esclusa del nuevo puerto de Sevilla.

Martínez Robles insiste en que por un lado la venta de los astilleros civiles tiene un buen panorama a juzgar por las conversaciones con armadores y fletadores, tanto españoles como extranjeros, que ya han mostrado su interés por ellos. Sin embargo, sus costes, a pesar de los esfuerzos realizados, les mantienen alejados todavía del mercado. "Es algo muy importante que debemos seguir considerando todos, empresa y sindicatos, y hay que mejorar considerablemente las condiciones para que puedan competir en el mercado. A los ajustes laborales hay que añadir mejoras en los procesos de gestión, compras..."

Aunque no hay un plazo establecido para su venta ("un año es un periodo razonable", según Martínez Robles). Manises y Sestao tienen carga de trabajo para más tiempo, pero a Sevilla y Gijón se les acaba este año la carga de trabajo a pesar de la contratación de una esclusa para el nuevo puerto de Sevilla y la entrega de un buque hospital a finales de marzo en Sestao.

Entre 'sabios' y carreras de caballos

Entre las patatas calientes en manos de los responsables actuales de la Sepi, destaca, junto al hipódromo de la Zarzuela, que reiniciará su actividad a finales de año, el "ente adscrito" de Radiotelevisión Española, respecto al cual se prepara un proyecto de ley en el que se trata de recoger tanto las recomendaciones del informe emitido por el denominado comité de sabios, como los acuerdos alcanzados con la Comisión Europea en esa materia.

Para 2005 se ha fijado un presupuesto continuista que se repetirá en gran medida en 2006, año en el que deberán aplicarse las correcciones comunitarias, algunas de las cuales, como la implantación de un sistema de contabilidad analítica, o las nuevas reglas de contratación, ya se han actualizado.

A partir de 2007 se aplicarán las medidas de financiación que se deriven del marco legal que se establezca en la ley en el que habrá desaparecido el procedimiento de financiación actual, basado fundamentalmente en una autorización de endeudamiento.

La base de la nueva financiación será mixta, con ingresos públicos vía presupuesto y de caracter comercial, fundamentalmente publicitarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005

Más información