Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LO MÁS ÚTIL | EL VIAJERO HABITUAL

Inglés en las antípodas

Un paquete infantil de cuatro semanas en las islas Británicas, con todo incluido (billetes de avión, traslados, alojamiento en familia, clases, actividades extraescolares, seguro y monitor español), suele costar de 2.200 a 2.500 euros. Quienes quieran estudiar este verano inglés o cualquier otro idioma fuera de España o planeen enviar a sus hijos a un curso en el extranjero, deben ir pensando ya en reservar el viaje. En mayo se cierra el plazo para muchos de los cursos de julio y agosto, y las mejores ofertas son las primeras en quedarse sin plazas.

Antes del boom de las aerolíneas de bajo coste, pasar el verano en Londres o Dublín era para muchos jóvenes que salían por primera vez fuera de España el colmo de la aventura. El Reino Unido (con el 40%) e Irlanda (27%), seguidos de Estados Unidos (18%), siguen siendo los destinos favoritos de los más de 150.000 españoles que viajan cada año al extranjero para aprender un idioma -el 97% se decanta por la lengua de Shakespeare-, pero el Queen's English deja paso a otros acentos más exóticos, y cada vez son más los que eligen para unas vacaciones lingüísticas países como Canadá, Australia, Malta o la lejana Nueva Zelanda, un destino a tener en cuenta para estancias de larga duración, que compensa el precio de los vuelos con un coste de vida más bajo y la variedad de abonos y descuentos para jóvenes y estudiantes.

Según Aseproce, asociación que engloba a más de 60 empresas de cursos en el extranjero sujetas a un código deontológico, el 60% de los estudiantes lo constituyen adolescentes y jóvenes entre 11 y 19 años, y el resto, estudiantes universitarios y profesionales que desean mejorar su nivel y sumar puntos a su currículo; el 75% participa en programas veraniegos de dos a cuatro semanas, mientras que sólo un 5% elige cursos de más de tres meses.

Canadá, de costa a costa

Entre los destinos emergentes en el mercado de los cursos de idiomas en el extranjero destaca Canadá, que este año se promociona en el II Salón de los Idiomas, que se celebra hoy simultáneamente en Zaragoza (hotel Boston, avenida de las Torres, 26) y Bilbao (estación de Abando, plaza Circular, 2). Según el presidente de Aseproce, Juan Manuel Elizalde, el potencial del país norteamericano como alternativa a Estados Unidos en el mercado español de idiomas en el extranjero se basa "en su bilingüismo, inglés y francés, en su afinidad cultural con Europa y en la relación calidad / precio de sus programas de enseñanza", con tarifas entre 2.800 y 3.200 euros de media para los programas de cuatro semanas. Kells College (915 64 67 30; www.kellscollege.com), por ejemplo, ofrece cursos de verano de cuatro semanas para chavales entre 14 y 17 años, en Toronto y Vancouver, por 2.934 y 3.225 euros, todo incluido.

Cine, motos y buceo

Las más de 30 escuelas de inglés que existen en el archipiélago mediterráneo de Malta permiten combinar los phraseal verbs con la playa, las excursiones y el submarinismo. Sports & Language (918 37 38 20; www.sportslanguage.com), por ejemplo, organiza cursos de tres semanas para jóvenes de 14 a 17 años, con todo incluido y la opción de sacarse el título de buceo Padi Open Water, desde 2.200 euros. Kells (915 64 67 30; www.kellscollege.com) propone un curso de introducción a la producción audiovisual en Irlanda para adolescentes inquietos y aficionados al cine: cuatro semanas, con vuelos y alojamiento en familia, más 120 horas de clases de realización y 40 horas de clases de inglés, por 4.185 euros.

Sin salir de España, British Summer (902 11 64 42; www.britisummer.com) organiza campamentos de una semana en el alto Ampurdán en los que, además de estudiar inglés, los chavales (repartidos en dos grupos, de 9 a 11 y de 12 a 14 años) entrenan con motos Enduro en un curso impartido por el campeón de España de esta especialidad (995 euros).

- Asesoramiento e información: Aseproce (902 10 18 71; www.aseproce.org).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 2005