Entrevista:NIKO ETXART | Músico y cantante

"Cuando empecé era un escándalo hacer rock en euskera"

El artista vascofrancés Niko Etxart (Altzürükü, 1953) lleva tres décadas en el panorama musical euskaldún con una versatilidad que le permite grabar tanto música tradicional, como rock y pastorales. El guitarrista, cantante y compositor de Zuberoa ha dado nuevas muestras de ese eclecticismo en sus dos últimas entregas: Eperra, editado hace cinco meses, es un disco de canto suletino a capella; Minuette (Elkar), presentado el pasado jueves, supone su reencuentro con el blues rock, el rhythm & blues y el rock and roll al frente del grupo Hapa-Hapa. Así ha puesto fin a diez años sin su nombre en una portada, "una década muy dura" marcada por la muerte de dos hijas.

Pregunta. En Minuette ha querido endurecer su sonido.

Respuesta. Eso es. Aquí me consideran uno de los pioneros del rock vasco, de los primeros que han hecho rock en euskera. Una canción que compuse en 1969, Euskal rock and roll, se grabó en 1979 y en los ochenta entró en los 40 Principales de toda España. Fue de los primeros rocks en euskera, pero después he trabajado mucho en el mundo de las verbenas. Ahora, pensaba que le faltaba un capítulo al rock vasco, el de hacer un rock básico.

P. ¿Le ha guiado la búsqueda de sencillez?

R. Sí. Tengo la suerte de tener músicos muy fieles y la filosofía del disco pudo ser que el tiempo no tenía importancia. Así, hay bases rítmicas grabadas en 1998, y también hemos pasado dos años sin trabajar. Por eso fue largo el tiempo de grabación. Ha sido un lujo trabajar así, sin presiones.

P. Cita como gran referencia el blues rock británico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. El british blues es mi referencia. Grupos como John Mayall & The Bluesbreakers, Steve Winwood o The Troggs. Es la música que escuchaba con 14 ó 15 años, blues hecho para los blancos, lo que siempre me ha gustado.

P. Esa escuela no la siguen mucho los artistas vascos.

R. No, aquí la gente hace más un blues de Chicago, americano, que también me gusta mucho, lo que pasa es que yo me siento más creíble en los sonidos británicos.

P. Como precursor del rock vasco, ¿cómo ve su evolución en estos 30 años?

R. Lo que me gusta es que en Euskal Herria, igual que en España, la gente es muy rockera. Y que ahora es muy normal escuchar un rock en euskera.

P. ¿Ése es el mayor logro musical de su generación?

R. Sí. Cuando yo empecé era un escándalo hacer rock en euskera. Para los muy militantes de izquierda era demasiado americano y para la gente euskaldún era un crimen. Pero esa época ya ha pasado y ahora hay incluso un poco de saturación. Es una escena muy viva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS