Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Cuartos de final de la Liga de Campeones

Mourinho se queda solo

Enfadado con su club por no haberle apoyado tras la sanción de la UEFA, el técnico verá hoy el Chelsea-Bayern "en un lugar privado"

José Mourinho no acudirá hoy al estadio de Stamford Bridge para presenciar el choque de su equipo, el Chelsea, ante el Bayern de Múnich. Así lo explicó ayer su ayudante, Baltermar Brito, que será quien dirija al Chelsea desde el banquillo para cubrir la baja del técnico luso, sancionado con dos partidos por la UEFA tras sus imputaciones contra el preparador del Barça, Frank Rijkaard, al que acusó de presionar al árbitro, Anders Frisk, en el descanso del Barça-Chelsea de la Champions. "José estará en un lugar privado, solo, en un sitio tranquilo para ver el partido, sin contacto con el equipo. Trabaja mucho con los jugadores durante la semana y no necesita contacto especial. Sé tanto como él sobre los jugadores, aunque Mourinho toma las decisiones", confesó Brito. "El equipo está listo", dijo el propio Mourinho, "al igual que la plantilla técnica, y ya hemos revisado las cosas que teníamos que estudiar. No me puedo comunicar con los jugadores durante el partido, pero saben cómo me siento".

La ausencia del entrenador portugués añade una muesca más a su enfrentamiento con el club londinense, del que se siente abandonado por su negativa a recurrir el castigo que le impuso la UEFA. Mourinho se siente solo, según confesaba ayer un amigo del entrenador a The Guardian. También por el silencio ante la sanción que recibió en el caso de la aproximación ilegal del Chelsea al defensa del Arsenal Ashley Cole, o ante el dardo que le lanzó el técnico de los gunners, Arsène Wenger: "El Chelsea necesita liderazgo moral".

Mourinho, pues, se ha replanteado su continuidad en Stamford Bridge. No le convence la justificación del club, que alega no haber presentado un recurso a la UEFA porque eso perturbaría la eliminatoria ante los alemanes, además de poder provocar una mayor sanción. Ásí que el agente del técnico, Jorge Mendes, viajó el lunes a Londres para reunirse con el director general de la entidad, Peter Kenyon.

El Chelsea no quiere perder al técnico que le ha llevado al borde de su primer título -la Liga inglesa- después de 50 años. A él, por su lado, también le gusta el Chelsea, sus jugadores, y el país. Sin embargo, el portugués ya abandonó el Benfica porque no logró que el presidente le manifestara su apoyo públicamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2005