Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EQUIPAJE DE BOLSILLO

El regreso de los amigos sabuesos

Difícil decisión. ¿Con quién comparto hoy almohada? ¿Con el sensible comisario Brunetti o el vividor Montalbano? ¿Escojo un nuevo caso de la forense Kay Scarpetta o me quedo con la desengañada detective Kinsey Millhone? Si en su momento se ha perdido el rastro de algún crimen en tapa dura, aún queda una segunda oportunidad para llevarse a casa a estos viejos amigos sabuesos. Detectives torturados, vitalistas, introspectivos, perdedores, aventureros, de todos los puntos del planeta aspiran a atenazar al lector durante unas horas con sus intrigas. Incluso hay un hueco (Muertos de papel) para la criatura española de Alicia Giménez Barlett, la inspectora Petra Delicado, eternamente en disputa con el solitario subinspector Garzón. Ambos se las tendrán que ver con la farándula para investigar el crimen de un periodista rosa.

Dos de las intrigas provienen de Italia. Donna Leon, una profesora que a los 40 años decidió dedicarse a escribir novelas policiacas y a vivir su amor por la ópera, presenta un caso (Amigos en las altas esferas) en el que el inspector Brunetti baja a las cloacas de Venecia después de que un funcionario le reclame unos papeles de su casa. Guido Brunetti es un tipo que lee a Jenofonte, ama la gastronomía y está casado con una profesora. Entrañable. Pero la vitalidad de Montalbano, el comisario que Andrea Camilleri bautizó en homenaje a Manuel Vázquez Montalbán, es muy atractiva. En El olor de la noche, el desprejuiciado policía, al frente de un equipo realmente cómico, investiga la desaparición de un financiero.

Una de las nuevas incorporaciones, desde Suecia, es la del inspector Wallander, un cuarentón que se hunde en el alcohol tras haber matado a un criminal en defensa propia. El caso de El hombre sonriente, la sexta entrega de la serie de Henning Mankell, hace que postergue su salida del cuerpo de policía. En cuanto a Erast Fandorin, aventurero, espía y sabueso, vive en Rusia, a finales del siglo XIX, por obra de la pluma de Boris Akunin. En Gambito acompaña a una joven que pretende sacar de la cárcel a su novio.

Dos mujeres rastrean en Estados Unidos. La detective privada Millhone, que se precia de vivir sola y haber sobrevivido a dos divorcios, sigue desgranando el alfabeto del crimen que la autora, Sue Grafton, desarrolló para curarse de su propia separación. En la tercera entrega, C de cadáver, se enfrenta a la muerte de un joven que le había contratado para protegerse. La doctora Scarpetta, otra más a restañar sus heridas dedicándose con celo sacerdotal a su trabajo, ha de solucionar en El cuerpo del delito (el segundo libro de la serie) el crimen de una mujer amenazada.

Muertos de papel. Alicia Giménez Barlett. Booket. 7,95 euros. Amigos en las altas esferas. Donna Leon. Booket. 6,95 euros. El olor de la noche. Andrea Camilleri. Quinteto. 5,95 euros. El hombre sonriente. Henning Mankell. Quinteto. 8,95 euros. Gambito turco. Boris Akunin. Quinteto, 5,95 euros. C de cadáver. Sue Grafton. Quinteto. 6,95 euros. El cuerpo del delito. Patricia D. Cornwell. Punto de Lectura. 8,25 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005