Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Parlamento celebra aniversario

La institución conmemora sus 25 años en un acto marcado por las próximas elecciones

El Parlamento vasco recordó ayer sus 25 años de vida en una cita que tuvo más de acto folclórico que de reivindicación de la propia institución. Aurresku de honor, unas bellas gotas de polifonía a cargo de la Coral de Bilbao y cántico del Eusko Gudariak por parte de exparlamentarios de Batasuna interrumpiendo el discurso del presidente Juan María Atutxa. Quizá por eso fue más lamentable aún la ausencia de referencia alguna a las tensiones que ha vivido la cámara, las más significativas, el asesinato de dos de sus parlamentarios por ETA: Fernando Buesa (PSOE) y Gregorio Ordóñez (PP).

Los actos comenzaron con el recibimiento solemne de la mesa del Parlamento a las autoridades, con el lehendakari Juan José Ibarretxe; los ex lehendakaris Carlos Garaikoetxea y José Antonio Ardanza; el presidente del Senado, Javier Rojo, y el delegado del Gobierno, Paulino Luesma. En las afueras del Parlamento, donde la Banda de la Ertzaintza interpretó con pulcritud el himno de la comunidad autónoma. Dentro, en el pleno, les esperaban más de 200 invitados, parlamentarios que han protagonizado las sesiones de estos 25 años.

Eso sí, la ilusión colectiva con la que se vivió la formación de aquel primer parlamento en 1980 ha desaparecido. Sobre todo, si se confrontan las imágenes del vídeo-resumen que se proyectó durante el acto, con las distancias que se vivieron ayer en los pasillos, aunque fuera un acto conmemorativo. No hubo intercambios de saludos, salvo entre los pioneros de la institución como Mitxel Unzueta (PNV), Roberto Lerchundi (EE) o Pablo López de Heredia (UCD) que compartieron fila en la sala de sesiones.

Es más, aquella alegría fundacional se ha transformado, un cuarto de siglo más tarde, en un enfrentamiento continuo entre los distintos partidos. El discurso de Juan María Atutxa recibió duras críticas por parte de los portavoces de PP, Leopoldo Barreda, y PSOE, Rodolfo Ares. Barreda consideró inaudito que no hubiera un reconocimiento explícito a los parlamentarios asesinados por ETA. "Este hecho sirve para aclarar la estrategia de la coalición PNV-EA", apuntó.

Por su parte, Ares, se lamentó de que Atutxa no tuviera un recuerdo especial para Buesa y Ordóñez. "No ha querido hacerlo, ha preferido presentar un balance de un país que sólo comparten los nacionalistas", añadió. Según el portavoz socialista, el Parlamento nació porque los principales partidos se pusieron de acuerdo para sacarlo adelante. "Y hoy Atutxa se ha olvidado de aquel encuentro y ha preferido utilizar un acto institucional como mitin electoral".

El discurso de Atutxa fue interrumpido en su comienzo por ex cargos públicos de la izquierda abertzale, acompañados en su protesta por los representantes del grupo Sozialista Abertzaleak. Fue una acción similar a la que protagonizaron los representantes de Herri Batasuna en este mismo parlamento, cuando celebró una sesión en la Casa de Juntas de Gernika en febrero del año 1981 para recibir al rey Juan Carlos y fueron desalojados por la fuerza por los Berrozi. Ayer, sin embargo, los protagonistas salieron por su propia voluntad de la sala, y Atutxa continuó, como si nada hubiera sucedido, con su discurso.

El presidente de la Cámara ya en sus primeras palabras respondió a los que le habían interrumpido, probablemente por última vez en los próximos cuatro años. Atutxa dijo en euskera: "El Parlamento vasco ha demostrado en estos 25 años el acierto de aquel alumbramiento. Incluso quienes no lo celebraron, quienes lo despreciaron, han aprendido a valorarlo. Ahora lo frecuentan, encuentran en su seno, como poco, un escenario para escenificar sus protestas".

En su alocución, en la que hizo especial referencia al lehendakari en el exilio Leizaola, quien abrió la primera sesión del Parlamento, Juan María Atutxa reivindicó a los fundadores de la institución: "Si nos relacionamos con respeto hacia las ideas de los demás, seguiremos estando a la altura de quienes, hace 25 años, iluminaron las esperanzas de todos los vascos", concluyó.

¡Cómo pasa el tiempo!

El primer presidente del Parlamento vasco fue Juan José Pujana y recibió su elección como los deportistas cuando triunfan: con los brazos en alto, entre los aplausos fervorosos de sus compañeros. Eran tales la excitación y los nervios que hasta se confundió en la fecha de apertura de la cámara vasca y señaló un día imposible: "En este 31 de abril de 1980 se constituye el Parlamento vasco", dijo Pujana con aplomo.

El vídeo histórico que se proyectó ayer dejó patente que las modas no tienen piedad: los peinados de épocas pasadas de Idoia Zenarruzabeitia, Enriqueta Benito o Jaime Mayor Oreja no aguantan ni la revisión más misericordiosa. Pero el paso del tiempo ofrece también aspectos positivos: afortunadamente, ya no se fuma en la cámara, porque en sus inicios, los representantes no abandonaban el tabaco ni para intervenir. Y si no, que se lo pregunten a Pujana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005

Más información