Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Demasiado lejos

Como ciudadano de origen vasco me lleno de algo entre el estupor y la indignación al enterarme de que miles de ciudadanos del País Vasco, a los que se debe suponer en pleno uso de sus derechos, han sido investigados por la Policía por el solo hecho de haber firmado en una notaría el apoyo a una lista electoral, sea la que fuere, y seguidamente se han "cruzado" sus datos con listas de terroristas o de otras personas sospechosas de serlo.

Parece que ya no son solo los no nacionalistas quienes deben ocultar sus opiniones en el País vasco. Es absolutamente inaceptable semejante proceder, y deberían exigirse las oportunas responsabilidades a los ministros de Interior y de Justicia. Así empiezan las temidas listas negras de ciudadanos. Baste recordar que durante el franquismo el haber pertenecido, incluso antes de la guerra, a un partido o sindicato "desafecto al Régimen", o al haber firmado simplemente una suscripción popular para erigir, por poner un caso, una estatua a Ferrer Guardia, acarreaba graves consecuencias. No faltaron importantes juristas que alertaron de que, con la excusa de la lucha antiterrorista, la Ley de Partidos podía irse demasiado lejos. Temo que ya estamos demasiado lejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2005