Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios ya han presentado 237.067 solicitudes de regularización

Los extranjeros censados superan los tres millones, el 7% de la población

Las solicitudes de regularización de inmigrantes presentadas por empresarios desde el 7 de febrero, inicio del proceso de normalización de tres meses abierto por el Gobierno, hasta el lunes son ya 237.067, según reveló la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí. El balance en el ecuador del proceso muestra que Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana suman el 64,5% de las peticiones. Los extranjeros censados superan ya los tres millones.

Según un informe del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales del pasado día 23, cuando el proceso de normalización de extranjeros alcanzó su ecuador, hasta esa fecha los empresarios habían presentado 236.260 solicitudes de regularización.

La mayoría fueron entregadas en Madrid (63.864), Cataluña (53.211) y Comunidad Valenciana (35.258), lo que a juicio del Ministerio que dirige Jesús Caldera "consolida una tendencia que se inició al comienzo del proceso". Cinco provincias (Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia y Murcia) acumulan 147.889 solicitudes; esto es, el 63% del total.

Las diferencias entre las provincias de una misma comunidad autónoma reflejan sus distintas estructuras económicas. Así, en Alicante, donde predominan las empresas de textil, calzado y servicios -tres sectores que se nutren de empleo irregular-, las solicitudes (16.791) cuadruplican a las de Castellón (4.576), donde la principal industria es la cerámica, que emplea sobre todo mano de obra nacional.

A considerable distancia de Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana, les siguen Andalucía (20.043 solicitudes) y Murcia (13.696). Las peticiones en estas dos regiones son, de momento, más escasas de lo que hacían prever sus altas tasas de extranjeros inscritos en el censo y carentes de permiso de residencia y trabajo.

Pero lo que más llama la atención, por escandalosamente bajo, es el número de solicitudes presentadas en Ceuta (7) y en Melilla (4). Ambas ciudades autónomas, cuyas fronteras cruzan cada día miles de marroquíes para trabajar en ellas, están gobernadas por el PP o por partidos coligados a los populares.

La media de solicitudes diarias se ha ido incrementando semana a semana de forma llamativa. La primera semana era de 1.814 solicitudes y la sexta, de 9.766. El lunes, el martes y el miércoles de la semana pasada se rozó la media de 11.000.

También se ha ido transformando paulatinamente la estadística de los sectores para los que los empresarios quieren contratar a los trabajadores. Las peticiones para el trabajo doméstico se han reducido hasta el 33,66%, en sus dos variedades: el discontinuo o para varios hogares, que tramita el propio extranjero y alcanza el 12,43%, y el continuo, que tramita el cabeza de familia y se coloca en el 21,23%. Aumentan las peticiones para construcción, hostelería, agricultura... hasta el 66,34%.

El porcentaje de expedientes rechazados es irrelevante: 0,70%. También lo es el de las peticiones que se encuentran pendientes del certificado definitivo de antecedentes penales: 1,27%. Estos últimos deben ser presentados en un plazo no superior a 15 días a partir de la entrega de la solicitud.

Más rumanos

En cuanto a la nacionalidad de los inmigrantes que los empresarios intentan regularizar, la mayoría (31,56%) son ecuatorianos, seguidos por los marroquíes (14,58%), los colombianos (12,95%) y los rumanos (12,93%). Precisamente este último grupo es el que crece más (un 51% entre enero de 2003 y el mismo mes de 2004), según los datos definitivos del padrón de 2004 difundido ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Éste revela que había 3.034.326 extranjeros censados, lo que supone un 7% de la población, que sumaba 43.197.684 personas.

El grupo más numeroso de extranjeros son los ecuatorianos (475.698, un 22% más que en 2003), seguido por el de marroquíes (420.556, un 11% más) y colombianos (248.894, un 1,7% más).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2005