Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Orihuela pagó 180.000 euros a los empleados de Necso para evitar una huelga

Medina ejecutó el abono en contra del criterio de los técnicos del área económica

El alcalde de Orihuela, José Manuel Medina, del PP, pagó por decreto en diciembre de 2004 un extra de 180.000 euros a los empleados de la adjudicataria de la recogida de la basura, la firma Necso, para evitar una protesta. Medina ejecutó el abono, pese a que los beneficiarios no guardaban relación laboral alguna con el Consistorio, en contra del criterio de los técnicos del área económica del Ayuntamiento, incluido el ex interventor, José Manuel Espinosa.

Medina firmó el decreto para el pago de 180.000 euros a los empleados de Necso el 22 de diciembre de 2004. El día siguiente, cada uno de los 60 operarios de la empresa de recogida de basuras recibió, vía transferencia bancaria, su parte. El alcalde acordó la iniciativa para abortar las protestas de la plantilla que amenazaba con una huelga. Necso explota la recogida de basuras en el casco urbano de Orihuela desde 1988, cuando el Ayuntamiento le adjudicó la contrata, por 20 años, prorrogables por otros tantos. La valoración global del contrato supera los 60 millones de euros.

El decreto del alcalde contó con el rechazo del entonces interventor, José Manuel Espinosa, y del resto de técnicos del área económica. El funcionario no recuerda si se evacuó un informe sobre el decreto, pero resalta las presiones de Medina para ejecutar con "urgencia" el pago ante la amenaza de huelga de la plantilla de Necso.

José Manuel Espinosa fue destituido del cargo de interventor el 22 de febrero. Cuatro días antes, en una comisaría de Zaragoza, el funcionario se autoinculpó de apropiarse de unos 30.000 euros de las arcas municipales. El mismo día que ex interventor admitía esos hechos, el alcalde presentó en la Fiscalía una denuncia contra Juan de Dios Espinosa [hermano de interventor] por apropiarse de unos 66.000 euros de la recaudación de los mercados.

Tras su destitución, Espinosa se reunió con los portavoces de los tres grupos de la oposición, PSPV, Centro Liberal e Izquierda Verde. Durante la conversación, grabada en sendas cintas a las que ha tenido acceso este periódico, el funcionario destapó una serie de supuestos fraudes contables en la corporación, "en beneficio de ellos [los concejales del PP]". Entre los supuestos casos de corrupción, Espinosa resaltó pagos de facturas falsas, incrementos de obras sin consignación, recaudaciones de conciertos municipales no ingresadas en caja y una concejal que no justificó mandamientos de pagos.

El supuesto pago de facturas falsas al que alude Espinosa en la grabación está relacionado con Necso. La empresa, según el ex interventor, en base a un supuesto lucro cesante presentó a cobro tres facturas por unos 240.000 euros. El funcionario rechazó los pagos. Espinosa ratifica la denuncia que recoge la grabación.

Necso presentó las supuestas falsas facturas en mayo de 2002, cuando el Ayuntamiento se planteó la retirada de la adjudicación de la contrata para unificar el servicio del casco urbano y la playa. En este segundo ámbito, lo explota también desde 1988, y sin mediar adjudicación, el empresario afín al PP, Ángel Fenoll. Medina paralizó la medida dos años. Ahora, el alcalde ha retomado la iniciativa y ha redactado un nuevo pliego de condiciones. El documento ha sido trasladado a la oposición. El portavoz del PSPV, Francisco García Ortuño, denuncia que el nuevo pliego es un traje a la medida para la firma Ingeniería Urbana, próxima al PP. El documento incluye la posibilidad de que la nueva adjudicataria indemnice a Necso con 6,2 millones de euros.

Medina declinó ayer comentar por qué abonó los 180.000 euros a los empleados de Necso y la denuncia del ex interventor sobre la supuesta ilegalidad de la iniciativa. El alcalde aboga porque sean los tribunales los que esclarezcan las acusaciones vertidas por el funcionario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 2005