Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El ángel de Atlanta

Una rehén logró convencer al asesino de un juez para que se entregara

Ashley Smith pasó el sábado las siete horas más largas de su vida. Brian Nichols, el hombre que acababa de matar a cuatro personas en un juzgado -entre ellas, al juez que le iba a condenar a cadena perpetua-, se refugió en su apartamento, al norte de Atlanta, con Ashley como rehén. Pero esta mujer de 26 años acabó convenciéndole de que incluso su maltratada vida podía tener un sentido. El criminal se entregó, manso, a la policía que cercaba el apartamento, y Ashley Smith se convirtió en la última heroína espiritual de América.

Así es como la han bautizado los medios después del relato que hizo ante varias cadenas de televisión. Ashley, una joven madre y viuda con un borrascoso pasado que está reparando con sus estudios y su trabajo de camarera (todo ello, excelente material ahora para un libro y una película), había salido a comprar tabaco el sábado, muy de mañana. A la vuelta, en el aparcamiento, Nichols le puso una pistola en la cabeza y subió con ella a la casa. El día anterior, Nichols, de 33 años, se había apoderado del arma de una policía que le llevaba a la sala del juzgado; allí mató al juez, a una taquígrafa y a un policía. Logró escapar secuestrando un automóvil conducido por un agente de aduanas al que también mató.

Él dijo: "Soy hombre muerto". Ella replicó: "No, estás aquí, estás vivo. Necesitas tener esperanza"

Una vez dentro, Nichols redujo a Smith, le tapó la boca con cinta adhesiva y la metió en la bañera: un modus operandi de lo más inquietante, porque es lo mismo que hizo a una ex novia antes de violarla. Las cosas fueron por otro lado. Brian le quitó la mordaza y Ashley vio algunos destellos de sensibilidad en el asesino. Empezó a ganarse su confianza y le dijo que ella necesitaba vivir, porque su marido había muerto y no quería dejar sola a su hija de cinco años. Vieron en la televisión la gran cacería organizada para capturarle, y Nichols dijo: "No puedo creer que ése sea yo". En un ataque de realidad, añadió: "Soy un hombre muerto". Pero ella replicó: "No, estás aquí, estás vivo. Necesitas tener esperanza. También puedes morir, si quieres. Tú decides".

Ashley, que tuvo varias oportunidades para escapar que no quiso aprovechar, le preguntó si podía leer un libro. Nichols no puso ningún problema, y la joven fue a su dormitorio a buscar lo que estaba leyendo, Una vida con sentido, la guía de comportamiento espiritual escrita por el pastor californiano Rick Warren hace tres años y que ha vendido más de veinte millones de ejemplares. "Lo abrí por donde me había quedado, en el capítulo 33. Empecé a leer en voz alta. Nada más empezar, me dijo: 'Un momento, ¿puedes leer eso otra vez?". La lectura, basada en la parábola de los talentos, habla de "cuál es el sentido de la vida de cada uno, qué habilidades se reciben, cómo se aprovechan...", explicó Ashley. "Cuando lo volví a leer, le pregunté qué le parecía... Me dijo que el sentido de su vida podría ser hablar con otra gente y contarles cómo era yo".

En pleno rapto espiritual después de la orgía de carnicería y locura, Brian Nichols dijo a Ashley Smith que creía que ella era un ángel enviado por Dios. "Y que yo era su hermana y él mi hermano en Cristo, y que estaba perdido y Dios le había llevado a mí para que yo le dijera que había hecho daño a mucha gente".

Nichols le dijo que quería deshacerse del coche en el que había venido, porque la policía le seguía la pista. Salieron de la casa, cada uno en su vehículo, y volvieron en el de ella. Ashley preparó el desayuno y los dos siguieron hablando: "Qué pensarán mis padres", decía él, mientras ella le hablaba de su fe religiosa y de su hija, a la que, por cierto, tenía que recoger, y ya eran las nueve de la mañana. Él no intentó retenerla. Sabía que la escapada había terminado. Sólo le dijo: "¿Hay algo que necesitas que haga? ¿Colgarte unas cortinas?". "Lo que quieras", le respondió Ashley, que se fue y llamó por teléfono a la policía para decirle dónde estaba el hombre más buscado de EE UU en ese momento. Cuando los agentes llegaron, Brian se entregó sin ofrecer resistencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005