Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet rechaza la aplicación poco estricta del Pacto de Estabilidad

Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE), expresó ayer en la Eurocámara su frontal rechazo a una aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) poco exigente con los países que lo incumplan. Salió así al paso de Alemania y Francia, los dos grandes incumplidores que quieren introducir excepciones a la hora de lanzar procedimientos por déficit excesivo. Para el presidente del BCE, el Pacto es "esencial", "crucial" y "absolutamente imprescindible" para la estabilidad de la Unión Económica y Monetaria. "No debería modificarse la parte correctiva del Pacto", repitió en la Comisión de Asuntos Económicos.

La advertencia de Trichet llega a sólo seis días de que los ministros de Finanzas de la UE se reúnan en Bruselas para acordar una reforma del Pacto que los líderes europeos quieren aprobar los próximos días 22 y 23. El político francés precisó que los dirigentes europeos se enfrentan a "una responsabilidad histórica" y que deben meditar en profundidad cualquier reforma de esa "piedra angular" de la eurozona. "La parte correctiva tiene que mantenerse para anclar la firmeza fiscal", señaló.

Trichet dijo estar de acuerdo con las reformas previstas para reforzar la parte preventiva del PEC, de forma que haya una mayor vigilancia para que, en épocas de bonanza económica, los países se vean forzados a tener superávit con el fin de eludir futuros desequilibrios presupuestarios.

Por el contrario, insistió en que todo país cuyo déficit público supere el 3% de su producto interior bruto (el límite fijado por el Pacto) debe asumir las consecuencias previstas en el PEC. Además de las excepciones reclamadas por Berlín y París, la propia propuesta de la presidencia de la UE incluye también la ampliación de los plazos para que los incumplidores pongan sus cuentas públicas en orden.

Crecimiento moderado

"Cualquier modificación de los principios del PEC significa socavar el propio PEC", afirmó el presidente del BCE. Recordó que los euroescépticos suelen argumentar que la UE tiene ya una moneda única, pero no cuentan ni con un presupuesto global ni con una estructura federal. "El Pacto es la única respuesta que podemos darles", dijo.

Trichet comentó la situación económica en Europa y dijo que se espera "un crecimiento moderado" tanto este año como el que viene. Sin embargo, señaló que subsisten algunos "riesgos", como la evolución del precio del petróleo. Al respecto, recordó que subsisten "algunas presiones inflacionistas", aunque el BCE seguirá velando, como prioridad absoluta, por el control de los precios. La inflación prevista en la UE para este año se sitúa entre el 1,6% y el 2% y, para el año próximo, entre el 1% y el 2%. Además, alertó Trichet sobre el exceso de dinero en el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2005