Análisis:Inversión | CONSULTORIO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Demanda de crédito

El año 2004 ha vuelto a marcar un nuevo récord en la concesión de crédito por las entidades financieras españolas. Los 135.000 millones de euros de nuevos créditos concedidos por bancos y cajas llevan el saldo acumulado a 900.000 millones, es decir, un 130% del producto interior bruto (PIB), y un crecimiento del 17% respecto al saldo existente un año antes. Esa tasa de crecimiento es de las más elevadas del área euro, que en todo caso también ha registrado una considerable aceleración en el último año.

Pero más que las cifras agregadas, interesa resaltar el desglose entre modalidades, y sobre todo en la diferente actitud de la demanda y la oferta. El crecimiento agregado del crédito tiene una notable divergencia entre el destinado a financiación hipotecaria, que crece en un 22%, y el del resto de actividades (consumo de las familias y financiación de empresas, sobre todo), que crece al 10% anual, y representa en términos de nuevas concesiones menos de la mitad que el crédito hipotecario.

En la dinámica del crédito bancario pesa mucho más la presión de la demanda, y ésta sigue centrada en las hipotecas

Esa desproporción favorable a este último contrasta con la actitud de las entidades financieras, tal como emerge de la última encuesta de préstamos bancarios, llevada a cabo por la autoridad supervisora, correspondiente al cuarto trimestre de 2004. En ella se pone de manifiesto cómo las entidades han endurecido sus condiciones de concesión de crédito hipotecario, al tiempo que relajaban las del resto de finalidades crediticias, en un intento por reequilibrar su cartera crediticia, fuertemente sesgada hacia la modalidad hipotecaria.

El que, a pesar de dichas actitudes por parte de las entidades (la oferta de fondos), se siga produciendo tal brecha de crecimiento entre el crédito hipotecario y el resto (doble de crecimiento en el primero que en el segundo) es sin duda indicativo de que en la dinámica del crédito bancario actualmente pesa mucho más la presión de la demanda, y ésta sigue centrada en las hipotecas.

Ángel Berges y Gloria Hervás son profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS