Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía actúa contra chóferes de alquiler que pasan 'sin papeles' en La Jonquera

Las fuerzas policiales de la frontera de La Jonquera (Alt Empordà) han intensificado el control de los vehículos privados al descubrir que existen redes dedicadas a cruzar inmigrantes sin documentación desde Francia mediante chóferes de alquiler. El subdelegado del Gobierno en Girona, Francesc Francisco-Busquets, explicó ayer que se ha detenido ya a algunos conductores de vehículos privados que han sido identificados cruzando repetidamente la frontera llevando como pasajeros a inmigrantes indocumentados.

El subdelegado dijo que algunos de estos conductores están domiciliados en Girona, aunque los vehículos que utilizan no son de su propiedad, cosa que permite suponer que se trata de chóferes de alquiler. La investigación intenta aclarar, a través de los propietarios de los vehículos -algunos de ellos matriculados en Girona-, si existen redes dedicadas al paso clandestino de personas a este lado de la frontera.

El hecho de utilizar vehículos matriculados en Girona podría obedecer a un intento de hacer bajar la guardia a las fuerzas policiales. La policía ha infiltrado agentes entre los inmigrantes. En algunos parajes franceses próximos a la frontera, los inmigrantes que han sido rechazados en la línea fronteriza buscan nuevos vehículos que acepten cruzarlos a cambio de sumas de dinero.

El control de los coches particulares complementa las inspecciones de los trenes y los autocares, hasta ahora la fórmula más utilizada por personas procedentes de la Europa del Este, principalmente de Bulgaria y Rumania, que intentan entrar en España. Mientras que hasta hace poco la policía obligaba a dar media vuelta a los autobuses en los que viajaban personas sin reserva de hotel e incapaces de demostrar sus medios de vida, desde hace días se identifica a los conductores y se detiene a los reincidentes. En pocos días han sido detenidos 11 conductores de autobús, 4 de los cuales permanecen encarcelados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2005