Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa denuncia a Iberdrola y a Gas Natural por alterar los precios

Endesa presentó el pasado viernes ante la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y el Servicio de Defensa de la Competencia una denuncia contra sus competidoras Iberdrola y Gas Natural, a las que ha acusado públicamente de manipular el mercado mayorista eléctrico para obtener más ingresos. Fuentes de la compañía que preside Manuel Pizarro confirmaron ayer la presentación de las denuncias y detallaron que en las mismas sólo se mencionan como presuntas manipuladoras de precios a Iberdrola y a Gas Natural.

Iberdrola, por su parte, calificó la denuncia de "sin fundamento" y adelantó que la compañía solicitará daños y perjuicios, una vez tenga constancia oficial de la acusación. Iberdrola, precisaron fuentes de la empresa, dirigirá sus acciones legales "contra Endesa y sus directivos".

Endesa, la pasada semana, adelantó las acusaciones contenidas en las denuncias y aseguró que, hasta septiembre del año 2004, un grupo de empresas, entre las que figuraban Viesgo y Unión Fenosa, además de las ya mencionadas Iberdrola y Gas Natural, se habían repartido un total de 242 millones de euros de sobrecostes.

La mayor parte del dinero, 119 millones de euros, según las cuentas de Endesa, fue a parar a la caja de Iberdrola. Gas Natural habría ingresado 30 millones. Endesa e Iberdrola mantienen un abierto enfrentamiento desde hace meses a cuenta del reparto de las ayudas eléctricas (CTC) y el Plan Nacional de Asignación de Emisiones, entre otros asuntos. Ni la compañía relativamente más beneficiada, Viesgo (propiedad de la italiana Enel), con 64 millones de ingresos en sobrecostes, ni Unión Fenosa (29 millones) están incluidas en las denuncias cursadas el viernes, según fuentes de la eléctrica que preside Pizarro.

Fijación de precios

Siempre según Endesa, Iberdrola y Gas Natural habrían aprovechado el complejo mecanismo de fijación de precios del mercado eléctrico (pool) para dejar fuera del mercado a centrales ubicadas estratégicamente que ofrecían precios desorbitados por la electricidad producida. Ante las necesidades de abastecimiento, esas centrales habrían acabado vendiendo su electricidad al sistema a un precio deliberadamente abusivo y superior, en algunos casos a 94 euros por megavatio/hora producido.

La denuncia de Endesa se suma a la investigación puesta en marcha, hace ocho meses, por la CNE para atender la demanda presentada por Gas Natural, que acusó a la primera eléctrica española de hundir los precios en el mercado mayorista para cobrar más ayudas eléctricas (CTC).

Según explicó Gas Natural en su día, Endesa no repercutía en el precio final de la electricidad la subida del carbón para evitar que el precio del kilovatio superara los 3,6 céntimos de euro, el límite a partir del cual las empresas no cobran ayudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2005