Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños rotos

La mayoría de los acusados ha reconocido los hechos. La policía asegura tener incluso las listas de los servicios que tenían que ofrecer los niños, lo que ha permitido a los investigadores comprobar que una niña de cuatro años fue violada más de 40 veces en 1999. Los psicólogos y trabajadores sociales aseguran que la mayoría de los niños -tan sólo una de las víctimas tiene ahora la mayoría de edad- no se han recuperado del trauma y sufren trastornos graves de la personalidad y del comportamiento. Según explicaba ayer Jacques Monier, uno de los fiscales, "muchos han perdido toda confianza en los adultos, aunque sean educadores o médicos".

Dado el número de acusados y la duración del juicio, que las autoridades calculan en más de cuatro meses, el Ministerio de Justicia se ha visto obligado a preparar una sala especial para poder acoger a casi 200 personas, lo que incluye 44 jaulas metálicas en las que estarán los acusados que están actualmente en prisión.

Ayer, los otros 22 implicados en el caso que siguen en libertad, entraron uno a uno tapándose la cara con pasamontañas o con las chaquetas para no ser reconocidos, aunque difícilmente puedan ocultar su identidad en una localidad como Angers.

Sin embargo, una de las madres acusadas compareció ante el tribunal a cara descubierta y acompañada por su hija, e hizo declaraciones a la televisión para reclamar su inocencia.

Los abogados de la defensa empezaron ayer a pedir que los niños presten testimonio durante el juicio, lo que el tribunal desea evitar a toda costa. Planea ahora sobre Angers el recuerdo del reciente fiasco del juicio de Outreau, otro famoso caso de pederastia donde todo se montó en función de una sola acusación que finalmente fue desmentida y que puso en evidencia graves errores de procedimiento.

El juicio ha revelado el problema del seguimiento de los delincuentes sexuales una vez que salen de prisión ya que la policía ha reconocido que varios de los inculpados ya habían sido arrestados varias veces por pederastia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 2005