Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno licita 6 kilómetros de la 'Y' a un mes de la campaña

Fomento considera "claramente electoralista" la decisión

El Gobierno vasco acordó en ayer autorizar la contratación de las obras de dos tramos de la Y ferroviaria, seis kilómetros en total, por importe de 77 millones de euros. El consejero de Transportes, Álvaro Amann, informó por carta de la decisión a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Fuentes del ministerio, a quien corresponde el proyecto ferroviario, no quisieron entrar a valorar esta actuación, que consideran "claramente electoralista". El Gobierno adoptó este acuerdo pese a que no existe aún el convenio entre ambas administraciones que repartirá las responsabilidades en la obra. Amann quitó importancia a la falta de ese acuerdo y pidió que cuando se haga se le dé "carácter retroactivo".

El Ejecutivo autonómico venía amagando con esta actuación desde hace dos años. Ya durante el mandato del PP el consejero Amann advirtió de que el Gobierno vasco actuaría por su cuenta ante lo que consideraba una actitud de bloqueo de la Administración central. Sin embargo, tras el cambio de Gobierno por la victoria del PSOE, el Ministerio de Fomento y el Departamento de Transportes alcanzaron en septiembre un acuerdo por el que se repartían la ejecución de los tramos: Vitoria-Bilbao quedaba a cargo de la Administración central y el ramal guipuzcoano a cargo de la autonómica.

Fomento se limitó a registrar ayer la actuación del Gobierno vasco como motivada por la cercanía del 17 de abril, al tiempo que le criticó que licite obras de tramos inconexos. Por esa misma razón el Gobierno socialista anuló licitaciones de la época del PP.En marzo de 2004 el Gobierno central licitó la redacción de los proyectos constructivos y la ejecución de 40 kilómetros del proyecto, por valor de 850 millones. El nuevo Gobierno surgido de la victoria del PSOE anuló esas actuaciones de la época de Francisco Álvarez Cascos por tratarse de "tramos inconexos", algo que achacó ayer también a la autorización por el Gobierno vasco de la construcción de dos segmentos, uno cercano a la frontera francesa y el otro en el corazón de Guipúzcoa. "No tiene sentido", afirmaron fuentes de Fomento.

Amann despachó la sospecha de electoralismo que puede pesar sobre esta actuación adoptada a sólo seis semanas de las elecciones autonómicas, señalando que a él le hubiera gustado empezar las obras "mucho antes". El consejero hizo votos para que el Gobierno central entienda el acuerdo del Ejecutivo autonómico como "un acto positivo" y reclamó la firma del convenio.

Fomento entendió la acción como "meramente electoral, además de "absurda", en palabras de un portavoz autorizado, ya que la realización de la Y ferroviaria vasca, según el mismo portavoz, está "fuera de toda duda", porque, afirmó, es "estratégica para el Ministerio de Fomento, y no sólo por Euskadi sino por el conjunto de España".

Las mismas fuentes criticaron la actuación del Gobierno vasco, que sitúan en la línea de otras actuaciones del consejero Amann: "Ha dado ya muestras antes de no informarse bien sobre las cosas de este ministerio, como demostró cuando, tras asistir a la presentación del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT), afirmó que la Y no se haría hasta 2020 y ahora realiza anuncios que son claramente electorales", dijeron. "No hay problema ninguno. La Y completa figura en el PEIT y nosotros tenemos licitados los tramos del ramal Vitoria-Bilbao, así que huelgan este tipo de cosas y no vamos a entrar en una especie de batalla electoral como la que está planteando el Gobierno vasco recuperando los temas cuando le interesa", señalaron las mismas fuentes.

Publicación en el BOPV

Fomento esperará a la publicación del acuerdo de Consejo de Gobierno en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) para pronunciarse más en profundidad, si lo considera preciso. Las fuentes consultadas no quisieron adelantar si el Gobierno central intervendrá de algún modo ante una actuación que, a falta de convenio, no tiene apoyatura legal, pero sí la fuerza ejecutiva de un acuerdo de Gobierno en cuanto se publique en el boletín. "A día de hoy no vamos a entrar a valorar eso", señalaron, insistiendo en contextualizar la actuación del Ejecutivo autonómico en el momento preelectoral de Euskadi.

Uno de los tramos cuya adjudicación se aprobó ayer es el que va desde Ventas de Irún hasta Francia, en lo que Amann dijo que será también "un mensaje" al Gobierno francés. El otro discurre entre Ordizia e Itsasondo. Son en total seis kilómetros, que costarán 77 millones de euros. Como el resto de la obra, serán sufragados por la Administración central, al estar la obra declarada de interés general, por lo que el Gobierno vasco se limitará a adelantar ese dinero, para recuperarlo después por un procedimiento sin determinar. En otras actuaciones, el Ejecutivo autonómico ha descontado después las cantidades del Cupo que ingresa a la Hacienda central. Fuentes del Departamento de Transportes preguntadas ayer por este periódico declinaron ofrecer precisiones sobre este aspecto y aseguraron que el consejero aclarará en breve ese tipo de detalles.

Amann explicó que a lo largo de este mes y el próximo el Gobierno, que a partir del día 17 de abril estará ya en funciones, seguirá sacando a concurso las obras de otros tramos, según vayan terminándose los proyectos constructivos, y ello hasta completar 40 kilómetros de los 90 que tiene el ramal guipuzcoano. Todas las obras estarían adjudicadas a las empresas antes del verano y Amann calculó que éstas empezarían a trabajar en septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2005