Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jarque paga con la expulsión una escalofriante entrada

Daniel Jarque salió anoche de titular por novena vez en lo que va de Liga, en el derby del Camp Nou, que registró la peor entrada de la temporada. Casi siempre había jugado en sustitución de Ibarra, el lateral derecho del Espanyol. Otras, las menos, de central, que es su demarcación natural. Pero ayer, dadas las lesiones de Àlex y De la Peña, jugó de mediocentro. Pero en el minuto 65, tras una entrada escalofriante a Márquez, se marchó a la caseta.

Jarque realizó varias faltas tácticas cuando la situación lo requería e hizo un buen trabajo de contención marcando indistintamente a Xavi y Deco, los organizadores azulgrana. Pero cuando más y mejor acoplado estaba el canterano a su nueva ubicación, hizo la fea entrada al mexicano Márquez. El colegiado Pérez Lasa la vio y le mostró la cartulina roja directa. "Es cierto que hemos notado la baja de Iván de la Peña, pero quiero decir que Jarque ha estado excepcional. Considero que su entrada no es de expulsión porque sí que es verdad que mete el pie un poco alto, pero Márquez también baja la cabeza. No es una falta por detrás ni es juego violento. La roja, sin duda, ha sido importante en el desarrollo del partido", aseveró a modo de lamento Miguel Ángel Lotina, el técnico del Espanyol.

No pensaba de la misma forma el propio Márquez: "Todavía tengo la marca de la entrada en el pecho, casi en el corazón. Si me llega a dar un poco más arriba me habría hecho mucho daño". Pero Lopo, que lo conoce desde hace tiempo de las categorías inferiores, lo defendió: "No merecía ser expulsado. Nadie que sepa cómo es Jarque puede pensar que ha entrado con mala intención".

Con superioridad numérica sobre el campo, el Barça se volcó al ataque y dispuso de varias ocasiones. Pero el marcador no se movió. "Sin Jarque nos ha sido imposible presionar igual y tener la pausa necesaria. No me atrevo a decir que con él hubiésemos ganado, porque el Barça nos ha creado muchas dificultades, pero me hubiese gustado ver que pasaba", argumentó Lotina satisfecho por la actuación de sus jugadores. No en vano, el Espanyol logró sacar un punto en el Camp Nou por primera vez en 20 años.

El técnico blanquiazul, pragmático como siempre, valoró el punto obtenido: "Creo que en Madrid jugamos mil veces mejor a fútbol, pero no defendimos con la misma intensidad ni acierto. Así que el empate nos sabe a gloria".

Kameni, héroe ayer por sus espectaculares paradas, ratificó las palabras de Lotina: "Sumar aquí es muy bonito. Mi trabajo es parar todo lo posible y lo he conseguido, pero el mérito es de todo el equipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2005