Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La Academia y el matrimonio gay

El uso social determinará el nombre que el 'Diccionario de la Lengua Española' dé a las parejas homosexuales que se casen

"Matrimonio. (Del latín, matrimonium): Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales". Está claro que el Diccionario de la Real Academia de Española no incluye las bodas homosexuales. Pero habrá que buscar una nombre a las bodas de homosexuales si sale adelante el proyecto de ley del Gobierno. El Ejecutivo lo tiene claro: se tratará también de un matrimonio. Así lo dice desde el título de la iniciativa legal. Para la Federación Estatal de Gays, Lesbianas y Transexuales cualquier otro nombre sería una "discriminación inadmisible".

El debate ha llegado a la Real Academia Española. El 20 de enero lo discutió. El 27, retomó el tema. Por último, el 3 de febrero emitió un informe. En él fija su papel: "Reflejar los significados que las palabras presentan en el uso que de ellas hacen los hispanohablantes. Los cambios que la lengua experimenta [...] van siendo reflejados en el Diccionario en la medida en que se generalizan y consolidan en el uso cotidiano".

Sobre el caso concreto del término matrimonio, la Academia recuerda: "La primera acepción [...] del término matrimonio [...] responde en su planteamiento al concepto que, vinculado a la etimología del vocablo (matrimonium se construye sobre mater) ha sido de uso constante desde los orígenes del español hasta hoy. En el mismo ámbito de referencia a personas de distinto sexo se inscriben [...] casamiento, nupcias, boda, conyugal y cónyuge, consorte, etc. Es, por tanto, esta una acepción que el Diccionario debe mantener".

La posibilidad de cambio se explica después: "Es cierto, sin embargo, que las palabras pueden ir incorporando nuevas acepciones, diferentes y hasta opuestas en su sentido etimológico, entre otros muchos motivos por cambios que sobrevienen en la realidad social". "En el caso [...] de la palabra matrimonio, desde hace algunos años un movimiento social [...] habla de matrimonio de o matrimonio entre homosexuales", admite.

Sobre el proyecto de legalizar las bodas gays, añade: "Es previsible que, de resultar aprobado, además de producir efectos jurídicos, contribuya efectivamente a la generalización del empleo de la palabra matrimonio y las restantes de su misma familia semántica para hacer referencia también a esa nueva realidad social de la unión de dos personas del mismo sexo reconocida legalmente. Si tal ampliación de significado se consolidara en el uso general de los hispanohablantes, la entrada del Diccionario correspondiente a matrimonio tendría que recoger también esa nueva acepción, como están haciendo algunos diccionarios de otras lenguas".

Esta postura de ampliar el significado es la "lógica y sensata", según la presidenta de la federación de homosexuales españoles, Beatriz Gimeno. "La Academia tiene que adaptarse a la realidad y no al revés. Aferrarse a la etimología no tiene sentido. Si no, ¿cómo llamamos a la patria potestad cuando la ejerce la madre?", se preguntó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005