Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y el PP piden una comisión de investigación

Convergència i Unió (CiU) y el Partido Popular (PP) hicieron ayer causa común en el Parlamento catalán en contra del Gobierno. Ambos grupos de la oposición reclamaron al unísono la dimisión del consejero de Política Territorial, el socialista Joaquim Nadal; pidieron la creación de una comisión de investigación y denunciaron la mala gestión del Gobierno en la resolución de la crisis desatada en el barrio del Carmel, lo que ha afectado, dijeron, a "la credibilidad ciudadana" del propio Ejecutivo.

CiU fue ayer el puro ejemplo de la fe del converso. Durante 23 años en el Gobierno catalán se negó reiteradamente a crear comisiones de investigación -y peticiones por parte de la izquierda nunca le faltaron- porque, argumentaban entonces, tan sólo servían para erosionar al Ejecutivo de turno. Razones idénticas utilizaban en el Congreso para rechazar las comisiones de Gescartera o del 11-M. Pero ahora, desde la bancada de la oposición, el paisaje se ve con otros ojos. Y ayer clamaron, primero, por depurar responsabilidades políticas y, a continuación, investigar lo sucedido. Eso sí, con una excepción, la comisión, de carácter técnico, sólo abarcaría las decisiones adoptadas por el actual Gobierno de izquierdas tras el socavón cuando la casi totalidad de trámites administrativos recibieron luz verde en la época nacionalista. El entonces consejero de CiU y técnico en obras públicas, Felip Puig, no apareció ayer por la comisión parlamentaria.

La estratagema no pasó desapercibida ni a los ojos de la izquierda ni mucho menos a los de sus colegas de oposición. El PP reclamó investigarlo todo para que tanto CiU como el tripartito aclaren lo sucedido y den cuenta de las decisiones tomadas, tanto técnicas como políticas. La oposición también lamentó la escasa implicación del conseller en cap, el republicano Josep Bargalló, en la resolución de la crisis dada su responsabilidad como coordinador del Gobierno.

Los partidos que apoyan al tripartito no dejaron pasar esta oportunidad para recordarle a CiU que en 2001, cuando media Cataluña estaba colapsada por una gran nevada, el ex conseller en cap y actual líder de la federación, Artur Mas, se fue de marcha a una discoteca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2005