Reportaje:

Huellas sefardíes

La Red de Juderías acepta la inclusión de Jaén, que creará un centro de interpretación del barrio hebreo

Los primeros documentos escritos que constatan la presencia judía en Jaén datan del año 612. Desde entonces y durante varios siglos, los judíos habitaron las tierras de la provincia bajo dominio arriano, católico y musulmán hasta 1391, cuando sufrió un fuerte revés por las persecuciones. A partir de este momento sus calles se convirtieron en un barrio de judeo-conversos que comenzó a conocerse como barrio de Santa Cruz.

Siete siglos después, el Ayuntamiento de Jaén con el apoyo de asociaciones culturales locales como Iuventa se ha propuesto recuperar el legado de la cultura judía en la ciudad. Un esfuerzo que se vio recompensado el pasado 15 de enero, cuando la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad aceptó la candidatura de Jaén en la asamblea celebrada en Córdoba, única ciudad andaluza que hasta el momento forma parte de esta asociación. "Se trata de un primer paso muy importante para poder formar parte de una organización cultural que cuenta con un gran prestigio tanto a nivel nacional como internacional", indicó el alcalde de Jaén, Miguel Sánchez de Alcázar.

Más información

El regidor aseguró que la posibilidad de que Jaén forme parte de la red supondrá un gran revulsivo turístico, "tanto para el cultural en general como para el específico judío y sefardí que recorre los lugares donde se encuentran sus raíces". El alcalde también recordó que, aunque la ciudad aún no forma parte de la red, ésta ya ha sido visitada en diferentes ocasiones por judíos sefardíes, aquellos que descienden de los expulsados por los Reyes Católicos en 1492. "Algunos hasta conservan las llaves de lo que fueron sus casa en España y que han ido pasando de generación en generación", resaltó Sánchez de Alcázar.

Con el objetivo de rescatar la presencia judía en la ciudad, el área municipal de Cultura se ha comprometido a crear un centro de interpretación de la judería, en la que colabora una comisión especial, que ya fue la encargada de entregar en septiembre un informe donde se reflejaban todos los requisitos que exige la red nacional: la acreditación de un patrimonio tangible en materia de monumentos, reliquias o documentos y la presentación de un legado cultural e histórico cuya relación con la cultura judía sea avalada por universidades o expertos.

La Red de Juderías de España es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objeto la defensa del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, artístico y cultural del legado sefardí en España. De ella forman parte las ciudades de Barcelona, Cáceres, Córdoba, Girona, Hervás (Cáceres), León, Oviedo, Ribadavia (Ourense), Segovia, Toledo, Tortosa (Tarragona) y Tudela (Navarra).

Ahora que la candidatura de Jaén ha sido admitida junto a la de Ávila -quedaron fuera Melilla y Palma de Mallorca-, una comisión visitará la capital jiennense y redactará un informe que se dará a conocer en la asamblea general, prevista para el primer trimestre de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de enero de 2005.