El presupuesto para soterrar la M-30 junto al río aumenta 100 millones de euros

Las condiciones impuestas por la Confederación del Tajo encarecen la obra un 9%

El gobierno municipal del Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer el proyecto definitivo para soterrar tres tramos de la M-30 en el oeste de la capital, en el entorno del río Manzanares, con un presupuesto de 1.335 millones de euros, según anunció el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. Éste explicó que se han incorporado al proyecto todas las condiciones impuestas por la Confederacion Hidrográfica del Tajo, y que eso ha encarecido la obra en unos 100 millones (un 9%). Los trabajos comenzarán en abril y durarán 24 meses. Ruiz-Gallardón aseguró que este proyecto es el más "trascendente" de la remodelación de la M-30, pues tendrá un "efecto transformador de la ciudad muy importante".

"Somos de las pocas ciudades de Europa en las que el río estaba vetado por dos carreteras", recordó ayer el alcalde. Por eso, el proyecto para soterrar ese tramo de la M-30, que estará terminado en la primavera de 2007, recuperará cinco hectáreas de zonas verdes en las márgenes del Manzanares, "una extensión como la de cinco estadios de fútbol".

Para decidir su transformación, el Ayuntamiento ha previsto convocar próximamente un concurso internacional de ideas. "Éste será un auténtico corredor ecológico, que permite conectar el parque fluvial de Manzanares norte con los parques históricos de la ciudad, la Casa de Campo y el parque fluvial de Manzanares sur", dijo Ruiz-Gallardón.

Antes se realizarán las obras de soterramiento, en tres tramos. El primero, con un coste de 177 millones de euros, llevará bajo tierra la avenida de Portugal, entre su confluencia con el paseo de Extremadura y el nudo del Puente del Rey. "Será una vía absolutamente urbana, que eliminará la actual barrera con el distrito de Latina", explicó el alcalde. En superficie tendrá dos carriles de circulación y aparcamiento en línea en ambos márgenes, un bulevar ajardinado y un carril bici. El tramo soterrado dispondrá de cuatro carriles por sentido.

El segundo tramo afectado es el que discurre por la M-30 entre el paseo del Marqués de Monistrol y el puente de San Isidro. Su soterramiento tendrá un coste de 669 millones. El último tramo partirá de dicho puente y llegará hasta el nudo sur, con un coste de 489 millones de euros. En ambos casos se ampliará un carril por cada sentido (ahora hay tres).

En la segunda parte se encuentra el estadio Vicente Calderón, cuya presencia impide el soterramiento completo de la calzada interior de la M-30 (el tramo en sentido norte), aunque aquí la vía quedará más baja en cota. "Así, el día que el Calderón ya no ocupe este espacio, será muy fácil de soterrar", aseguró Ruiz-Gallardón, quien agregó que la actual situación, en la que el estadio se halla pegado al cauce fluvial y con una vía que pasa por debajo, "no está en las condiciones más óptimas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otro de los aspectos importantes de este proyecto es que se va a modernizar el sistema de saneamiento, "que estaba en crisis según el diagnóstico de la Confederación Hidrográfica del Tajo", agregó el alcalde. La obra tiene previsto dar más capacidad a los colectores de margen, lo que mejorará la calidad del agua. "Recuperaremos el Manzanares con criterios ecológicos más avanzados, para que vuelva a ser un río y no la prolongación del sistema de alcantarillado". Además, permitirá que se le puedan dar "usos naturales" al río, que ahora no se autorizan por razones sanitarias.

Igualmente, la intención es recuperar el patrimonio histórico -el puente del Rey y el puente de Toledo-, cuyo uso se recupera a los peatones. En el caso del puente de Toledo, donde se han detectado problemas en la estructura de la cimentación, se consolidará ésta y se aumentará su durabilidad.

El alcalde comparó el proyecto que comenzará en abril con las obras que se realizaron en Barcelona antes de los Juegos Olímpicos de 1992, en las que se sanearon las playas de la capital catalana, y con la recuperación de las margenes de la ría que se hizo en Bilbao.

También explicó que se han recibido 978 alegaciones en el periodo habilitado legalmente para ello, entre el 14 de mayo y el 7 de junio de 2005, y otras 44 más fuera de plazo. "Pero el 95% no eran para que no hiciéramos el proyecto, sino para que se llevara más lejos", subrayó. En este sentido, continuó, muchos vecinos del entorno de la Casa de Campo solicitaron que se prolongara el soterramiento hasta el puente de los Franceses. También vecinos de Campamento y Batán pidieron que el tramo de la avenida de Portugal continuara hasta la avenida de los Poblados. El alcalde finalizó con una llamada a la comprensión de los madrileños sobre la duración de los trabajos. "Las obras duran lo que duran, pero cuando se terminan, la ciudad gana mucho".

La oposición critica el proyecto

PSOE e IU criticaron ayer las obras anunciadas por el alcalde para soterrar la M-30 junto al río. El edil socialista Óscar Iglesias afirmó que los trabajos van a suponer "un incremento de la congestión del tráfico en la capital", pues "complicarán la entrada y salida de la M-30". Además, Iglesias teme un "aumento de la contaminacion atmosférica y acústica, porque el soterramiento tendrá varias chimeneas para ventilación". "Y se van a destruir miles de árboles, algunos centenarios", advirtió. También avisó de que el Ayuntamiento tiene que tener cuidado con "la afectación de los edificios colindantes".

Por su parte, la portavoz de IU, Inés Sabanés, calificó de "absoluta sinrazón" el proyecto. "Gallardón ha convertido la M-30 en una subasta en la que él siempre da más sin medida y sin explicaciones en un acto de clara irresponsabilidad en su gestión", dijo. También recordó que el proyecto aprobado ayer supone un sobrecoste de 108 millones de euros sobre la previsión inicial. "Una cantidad sin duda ridícula para las pretensiones megalómanas del alcalde, pero que solucionaría muchísimos problemas a los vecinos", añadió.

En ese sentido, Sabanés apuntó que el coste total es más de la cuarta parte del presupuesto municipal. "Es mejor no echar cuenta de lo que se podría hacer con ese dinero en beneficio de la calidad de vida de los ciudadanos", concluyó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS