Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV investiga la venta de FG a Merril Lynch, según la SER

Francisco González, presidente del BBVA, niega que hubiera irregularidades

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) estudia la documentación sobre la venta de FG Inversiones al banco estadounidense Merril Lynch en 1996 por parte del actual presidente del BBVA, Francisco González. Según informó anoche la cadena SER, documentos del citado banco describen una ingeniería financiera muy sofisticada que permitió ocultar un descubierto contable de al menos 800 millones de pesetas (4,8 millones de euros, en la actualidad).

Fuentes cercanas a Francisco González reconocen que existió ese "desfase contable temporal", pero añaden que "Francisco González no tuvo conocimiento del mismo, del que se responsabilizó un empleado de la compañía". Asimismo, sostienen que ese error no se tradujo en daños económicos o perjuicios para nadie, ya que se cubrió con la aportación de la sociedad FG Gestión que estaba fuera del grupo FG Inversiones y, por tanto, no estaba incluida en la operación de venta. Por tanto, según manifestaron esas fuentes a este periódico, nunca afectó a las condiciones de venta pactadas, que se elevaron a 11.800 millones de pesetas (71 millones de euros).

No obstante, según la SER, Merril Lynch descubrió lo que califica de "irregularidades" durante el proceso de compra de FG. A raíz de este hecho, rebajó el precio a 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros), algo que niega rotundamente González. Asimismo, Merril renunció a la compra de la sociedad de valores y pactó la adquisición de sus activos, del fondo de comercio y del personal (excepto los implicados en la irregularidades), pero aseguró que "no asumía responsabilidad alguna en cuanto a la exactitud de los saldos de las cuentas", según la emisora.

La operación de venta de FG Inversiones a Merril Lynch se inició en 1994. Posteriormente, el banco reconstruyó en Londres el "esquema de ocultación contable" con documentos aportados por uno de los empleados de FG y con una auditoría de Garrigues. El banco planteó entonces comunicar el desfase a la CNMV, a lo que González no se negó, aparte de arrancar un compromiso de que no se rebajase la oferta inicial en 10.000 millones.

La situación fue denunciada a la Comisión de Valores en julio de 1996, cuando González ya había sido nombrado por el PP como presidente de Argentaria. Tras plantear esa denuncia, González puso el caso en manos del abogado Juan Fernández-Armesto, que meses después, en octubre, sustituiría a Luis Carlos Croissier como presidente de la CNMV. Fuentes de este organismo confirmaron a la SER que está estudiando la documentación de la que dispone para dar traslado de las posibles irregularidades que se encuentren a los órganos competentes y, en su caso, a la fiscalía, según la información de la SER.

Por su parte, fuentes de Merril Lynch han confirmado a la emisora que el banco atenderá las demandas del regulador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 2005