Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elliott Murphy vuelve a Euskadi con cuatro recitales

Aún no han pasado tres meses y medio desde su última actuación en Bilbao, al frente de la Rainy Season Band, y Elliott Murphy se dispone a pisar otros cuatro escenarios vascos en compañía de Olivier Durand. El guitarrista francés será el único respaldo del cantautor neoyorquino mañana en el Kultur Leioa (20.30), el viernes en el Kafe Antzokia de Durango (22.00), el sábado (22.00) en el Baztartxo Antzokia de Azkoitia y el domingo (20.30) en el palacio Euskalduna de Bilbao.

Murphy es un songwriter cuyo repertorio le sitúa entre el rock, el rock and roll y la canción de autor y que tiende puentes con el folk y con colegas como Bob Dylan, aunque en compañía de su inseparable Durand suele protagonizar sesiones recogidas, en las que su voz busca abrigo entre los sonidos de guitarras acústicas y armónica. De ellas existe el testimonio que presta el disco April, a live album, editado en 2000 por Dusty Roses Records.

Más recientemente, durante 2004, reeditó el disco de estudio Just a story from America (Sony), en el que colaboraron el ex Rolling Stones Mick Taylor y Phil Collins, y el directo Live hot point, en el que fueron Chris Spedding y Garland Jeffreys quienes le echaron una mano. También puso en circulación un par de entregas de la colección de rarezas The vintage years y cerró el año con Twelfth night (Blue Rose-Dusty Roses), su primer DVD, que contiene una actuación completa grabada en Alemania, el pasado mes de marzo, con seis cámaras y sonido 5.1.

Elliott Murphy, asegura ser un artista que llegó "a la música debido a un interés por el arte en general, y la literatura en particular", ha publicado libros e incluso se le puede ver en algún fotograma de Roma, la película facturada por Federico Fellini en 1971. Entre sus proyectos destaca la edición del recopilatorio Never say never: the best of 1995-2005 and more, en febrero, y un nuevo disco de estudio, a final de año.

Esos serán los próximos lanzamientos de un músico esquivado por el gran éxito comercial que recientemente ha expresado en voz alta el siguiente anhelo: "Espero que cuando dentro de cien años tracen la línea que une la música honesta de gente como los Beatles, Elvis

Stones, Ramones y Springsteen, yo sea parte de ella". Con eso se conforma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005