Reportaje:

Buen año de fondos... para unos pocos

Los inversores se pierden el segundo ejercicio de subida de la Bolsa, resguardados en garantizados y fondos de dinero

De los más de ocho millones de inversores que tienen su dinero en fondos, tan sólo 350.000 han logrado beneficiarse de la fuerte subida de la Bolsa española el pasado año, en el que ganó el 17,73%. Y eso que ya estaban avisados del resurgir del mercado, que en 2003 ganó el 28%. El dinero ha preferido seguir resguardado en los fondos garantizados (entre los que más crecieron en 2004), con más de dos millones de partícipes. También los muy tranquilos fondos de dinero, que cuentan con casi dos millones de inversores, han rentado tan sólo el 1,1% en los pasados 12 meses. La fuerte crisis de la Bolsa de 2000-2002 se cobra ahora los réditos de muchos inversores que han equivocado su estrategia.

La apuesta por la gestión alternativa (fondos globales) ha sido un fiasco. Captaron casi 300.000 nuevos clientes pero ganaron sólo el 2,28% en 2004

Los ahorradores no consiguen aprender la lección, aunque siempre a toro pasado cualquiera resulte muy listo. Pero ni los dichos bursátiles ("no comprar en la euforia", "dejar que el último duro se lo lleve otro", "vender cuando todos están comprando") ni la lógica hacen mella en el grueso de los inversores que insisten en ir contracorriente, con el pie cambiado.

La crisis bursátil de 2000-2002 ha sido una de las más duras y prolongadas de la historia de los mercados financieros. Una crisis que esfumó muchos miles de millones de euros y que ha llevado a numerosos inversores que la padecieron a olvidarse del mercado y buscar refugios, aunque éstos no fuesen rentables. Sin embargo, la única forma de resarcirse de tan gigantesco descalabro no es yendo a buscar productos cuya rentabilidad siquiera cubre la depreciación del dinero por la inflación. Ahora bien, el esfuerzo comercializador de las instituciones financieras se ha centrado en los productos sin riesgo.

En los dos últimos años, el mercado de acciones ha acumulado una subida del 45% y de esta fiesta apenas se han beneficiado los inversores, máxime cuando la legislación les permite cambiar de fondo de inversión sin tener que pasar por Hacienda. A fecha de noviembre del pasado año, de los 8,11 millones de inversores en fondos, apenas 350.000 tenían su dinero en renta variable española, el 4% de los partícipes. Estos fondos, según datos provisionales de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco), han cerrado el año con una revalorización del 18,25%, batiendo incluso la positiva evolución del Ibex 35.

Patrimonio histórico

De los 219.314 millones de euros de patrimonio total de los fondos de inversión, tan sólo 7.769 millones se encuentran colocados en la Bolsa española. A la industria de los fondos le ha ido fenomenal porque se ha alcanzado un patrimonio histórico desde abril de 1999, cuando se alcanzaron los 213.580 millones.

Y durante el pasado año no han sido los fondos de Bolsa los que más han aportado al crecimiento. El empujón ha venido de los fondos globales que carecen de una definición precisa de su política de inversión y que no encajan en ninguna categoría de inversión como las acciones o los bonos. Este tipo de fondos, también conocidos como alternativos, han aumentado su patrimonio en 7.825 millones de euros y, según los datos provisionales facilitados por Inverco, han obtenido una rentabildad media del 2,28%. Poca cosa, nuevamente, si se compara con el buen comportamiento de las acciones en los mercados español y europeo. Los fondos globales son difíciles de comparar con índices que indican la bondad o maldad de su gestión y buscan su ganancia con independencia de la marcha de los mercados. En este grupo se ha producido el mayor crecimiento de nuevos partícipes. En diciembre de 2003 había 181.908 personas en este tipo de fondos, que se han vendido como auténtica estrella del año, y en noviembre del pasado año la cifra se elevaba hasta 459.437.

Corta rentabilidad

El otro grupo que ha contado con mayor crecimiento ha sido el de fondos de renta fija a corto plazo, en el que las suscripciones netas (entradas menos salidas) se ha saldado con 4.178 millones de euros. De nuevo, la estrategia ha sido errónea ya que en 12 meses han logrado ganar sólo el 1,64%, figurando entre los menos rentables. Una evolución ya previsible con tipos de interés anclados en el 2% y con las letras del Tesoro que toman como referencia, ofreciendo una ganancia máxima en el pasado ejercicio del 2,3%. Costes y comisiones se encargan de adelgazar el resultado hasta ese 1,64% conseguido de media. Casi 700.000 partícipes deberán conformarse con esa ganancia.

También ha sido un buen ejercicio para las gestoras que ofrecen fondos garantizados (aseguran que el capital no se pierde), que no para sus partícipes. En este caso, el patrimonio sumado de los de renta fija y variable asciende a más de 3.600 millones de euros y los datos preliminares indican que la ganancia media para la primera categoría es del 2,63%, y se eleva al 3,9% para aquellos que ligan su evolución a la marcha de las bolsas. Unas rentabilidades un poco más decentes, pero todavía muy lejos de las obtenidas en los mercados de acciones europeo y español. Estos garantizados suman 2,2 millones de partícipes, el 25% del total de personas que confían su dinero al ahorro colectivo. Datos que evidencian que lo bueno ha sido sólo para unos pocos inversores: el grueso ha visto pasar otro buen año por delante.

En muchas manos, pero muy concentrado

En la industria de los fondos se da un alto grado de concentración, ya que los 10 mayores grupos gestores absorben más de las tres cuartas partes del total, un 76,5% en concreto.

Sobre ellos, aún hay más exageraciones, ya que la cuota de mercado conjunta de los dos líderes, SCH y BBVA, asciende a un 46%. Esto hace que se dé una gran dependencia desde éstos hacia las restantes sociedades bancarias y cajas de ahorro en cuanto a oferta de producto, tipo de venta, etcétera, dejando para las sociedades independientes no bancarizadas, normalmente pequeñas o medianas gestoras, una mayor personalización de los servicios y una más amplia gama donde elegir, según explica Marcelo Casadejús, director de Marketing de Ahorro Corporación en su último estudio correspondiente a diciembre.

Durante el pasado año, el patrimonio de todos los grandes grupos ha evolucionado positivamente, aunque en proporción distinta. Así, mientras el incremento medio del sector se ha establecido en el 10,4%, Barclays, Banco Popular, Ahorro Corporación, Caja Madrid y BBVA superan este porcentaje, mientras que Ibercaja, Bankinter, Banco Sabadell, SCH y La Caixa de Pensions no lo alcanzan, indica Casadejús.

"La tendencia generalista del sector en 2004 ha sido la de los productos garantizados, aquellos en los que el partícipe conservador se encuentra más cómodo y donde el comercial que le ha vendido el activo queda más tranquilo, ya que no existen riesgos de sorpresas negativas que enturbien la relación con el cliente. Esta es la línea sobre la que girará el desarrollo del sector en 2005 y que podrá estar, más o menos, animada en función a como evolucionen los mercados bursátiles", concluye el experto de Ahorro Corporación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de enero de 2005.

Lo más visto en...

Top 50