Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expulsión de una edil trastoca el pacto entre PP y GIAL en Almería

La concejal no renunciará a su acta y acusa a Juan Megino de "hacer chantaje" al alcalde

La alianza entre PP y el Grupo Independiente por Almería (GIAL) para gobernar el ayuntamiento de la capital se tambalea tras la expulsión de la edil Pilar González de Pradas del GIAL. La concejal anunció ayer que no renunciará a su acta, con lo que rompe el equilibrio de poder sobre el que se sustentó el pacto entre ambas formaciones, algo que no pasó por alto el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador (PP): "No tiene la misma fuerza de grupo".

El GIAL, si Pilar González de Pradas no renuncia a su acta como indicó ayer, pierde un 20% de su representación en el Consistorio y la concejalía de Asuntos Sociales en el caso de que el alcalde no destituya a la edil, como le han reclamado sus socios. Rodríguez-Comendador no desveló ayer si la apartará de este área, pero no dejó pasar por alto el cambio de fuerzas. El GIAL, que pactó su entrada en el gobierno con cinco concejales, "no tiene la misma fuerza de grupo", indicó.

El regidor alabó la labor de la concejal, pero también adelantó que tomarán la decisión más conveniente para la "supervivencia" del pacto, una vez reciban la petición "formal" del GIAL de apartarla de su actual responsabilidad. La oposición, por su parte, solicitó ayer la ruptura de la alianza con los independientes. "Ha llegado el momento de que el alcalde rompa su pacto con Juan Megino [el presidente del GIAL y concejal de Urbanismo], porque se está comprobando que no trae más que problemas y parálisis a Almería", instó el portavoz municipal socialista, Martín Soler, que ofreció una oposición leal al PP.

"Chantaje" al PP

Tras la decisión tomada por el GIAL de expulsarla de sus filas, Pilar González de Pradas señaló ayer que no le ha sorprendido la medida y aseguró que conocía las intenciones del presidente del partido desde septiembre, cuando los máximos dirigentes de la formación reclamaron su destitución. "Y es justo desde el mes de septiembre que yo no acudo a las reuniones. ¿A qué reuniones voy a acudir cuando sé que se ha pedido mi cese en la delegación del área?", justificó la concejal, que cree que su forma de trabajar "sin demasiada publicidad" y con "criterio" ha provocado el enfrentamiento con los dirigentes de su partido.

La edil se mostró dispuesta a permanecer en el grupo de los concejales no adscritos hasta el final del mandato, aún en el caso de que el alcalde la destituya como responsable del área de Atención Social. "GIAL nació de la nada. Y digo yo que algo hice, algo llevé. Si voy de número tres en el PSOE o en el PP, pues seguro que se lo debo al partido. Pero yendo de número tres en GIAL, ¿quién daba un duro hace año y medio por GIAL?", sentenció. González de Pradas consideró que el presidente de GIAL, Juan Megino, "hace chantaje" al PP y al alcalde de Almería con romper el pacto de gobierno si no la cesa de su área. Sin embargo, la concejal considera que se trata de un "farol", ya que en su opinión Juan Megino "no perdería la presidencia del COJMA a seis meses vista de los Juegos Mediterráneos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2005