_
_
_
_
Reportaje:LOS MEJORES LIBROS DE 2004

Otras apuestas

A la cita literaria de 2004 acudieron Javier Marías, con la segunda parte de su proyecto literario Tu rostro mañana, subtitulado Baile y sueño (Alfaguara), y Arturo Pérez-Reverte que, con Cabo Trafalgar (Alfaguara), recrea uno de los combates navales más famosos ocurridos hace 200 años. De una historia más reciente, la del País Vasco desde el siglo XIX y los choques con los cambios, habla Ramiro Pinilla en Verdes valles, colinas rojas (Tusquets). A escenarios latinoamericanos llevaron sus novelas Álvaro Pombo que, con Una ventana al norte (Anagrama), describe un periodo de la guerra cristera en el México de los años veinte; y el argentino César Aira muestra la crisis de su país en Las noches de flores (Mondadori). Sobre un tema que va más allá de Latinoamérica escribe Belén Gopegui en El lado frío de la almohada (Anagrama), al analizar la revolución cubana y reflexionar sobre el individuo y la colectividad. De personas y sus percepciones escribe Ray Loriga en El hombre que inventó Manhattan (El Aleph), en un homenaje a Nueva York con sus historias entrecruzadas. Y el gran debut lo protagonizó Isaac Rosa que, en El vano ayer (Seix Barral), hace un fresco realista e irónico del franquismo y las trampas de la memoria.

En narrativa traducida destacan las novelas con tintes autobiográficos cuyo escenario es la Segunda Guerra Mundial y la persecución del nazismo. Testimonio de aquel episodio son Liquidación (Alfaguara), del Nobel húngaro Imre Kertész; La esperanza más grande (Minúscula), de la alemana Ilse Aichinger; El Kapo (Acantilado), de Aleksandar Tisma, de madre judía y padre serbio; y los relatos reunidos en Nuestro hogar en Auschwitz (Alba), por Tadeusz Borowski. De problemas vigentes que rastrean el conflicto de Oriente Próximo Amos Oz dejó Una historia de amor y oscuridad (Siruela), mientras António Lobo Antunes vuelve con su maestría a la guerra de Angola en Buenas tardes a las cosas de aquí abajo (Mondadori). Una gran llamada de atención a la sociedad y a la democracia hace el Nobel portugués José Saramago en Ensayo sobre la lucidez (Alfaguara) al plantear que en unas elecciones el vencedor es el voto en blanco. Dentro de los autores minoritarios pero de prestigio por sus singulares rutas literarias figuran los italianos Erri de Luca, con Montedidio (Akal), y Fleur Jaeggy, con Proleterka (Tusquets), el profesor en la Universidad de Oxford Mark Haddon, con El incidente del perro a medianoche (Salamandra), y el canadiense Alistair MacLeod, con sus cuentos de Los pájaros traen el sol (RBA).

En el capítulo de ensayos de au

tores españoles es clave Santos Juliá, con Historia de las dos Españas (Taurus), que sirve para entender el papel de los intelectuales en la España del XIX y XX; y en la línea política, El fundamentalismo democrático (Taurus), de Juan Luis Cebrián. Las ciencias tuvieron de nuevo en Jorge Wagensberg a un representante ideal con La rebelión de las formas (Tusquets) o a Román Gubern con Patologías de la imagen (Anagrama). El apartado más literario corrió a cargo de Juan Goytisolo, con El lucernario: la pasión crítica de Manuel Azaña (Península), y del venezolano Fernando Báez que, en Historia universal de la destrucción de libros (Destino), viaja a todas las épocas para mostrar la barbarie del hombre contra la creación de libros. Sobre un hecho reciente y polémico en España como fue el caso Nevenka investigó Juan José Millás para dejar sus luces en Hay algo que no es como me dicen (Aguilar).

Muchos pensadores o investigadores extranjeros coincidieron en un hecho: guerra y fundamentalismo religioso. Ahí están ¿Desarmando a Irak? (Planeta), de Hans Blix, inspector jefe de Naciones Unidas para Irak, y Paul Krugman, con El gran engaño (Crítica), sobre, según él, la ineficacia y deshonestidad de Estados Unidos. Del terrorismo fundamentalista escribe John Gray en Al Qaeda y lo que significa ser moderno (Paidós). A los interesados en la ciencia se recomienda lo último de Stephen Jay Gould, con La estructura de la teoría de la evolución (Tusquets), Steven Pinker y La tabla rasa (Paidós), o el de Wade Davis, El río (Pre-Textos), sobre la planta de coca en la Amazonia y sus secretos. La parte más cultural la aporta George Steiner con Lecciones de los maestros (Siruela).

POESÍA

Matar a Platón. Chantal Maillard (Tusquets).

Esa luz. Antonio Gamoneda (Galaxia Gutenberg).

Autopsia. José Luis Piquero (DVD).

Un sueño en otro. Andrés Trapiello (Tusquets).

Bella durmiente. Miriam Reyes (Hiperión).

Mientras tanto dame la mano. Kirmen Uribe

(Visor).

Poesía completa. Juan Gil-Albert (Pre-Textos).

Fuera de mí.

Carlos Marzal

(Visor).

Salir con vida.

Tomás Segovia (Pre-Textos).

País que fue será. Juan Gelman

(Visor).

Instante. Wislawa Szymbroska (Igitur).

Los pasos en torno. Herberto Helder (Hiperión).

Sólo una canción / Aliento. Mark Strand (Pre-Textos/Lucena).

Briggflatts. Basil Bunting (Lumen).

El padre. Sharon Olds (Bartleby).

El preludio.

W. Wordsworth (DVD).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_