Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición fotográfica recuerda la tragedia del terremoto en Bam

El periodista Mikel Ayestaran muestra 23 imágenes en San Sebastián

La tierra tembló 40 segundos en Bam (Irán) el 26 de diciembre de 2003 y acabó con la vida de 41.000 de sus casi 100.000 habitantes. Jalil Shaninaki, de 57 años, puso cara a esas frías cifras. Sobrevivió 12 días entre los escombros y la imagen de su rescate dio la vuelta al mundo. El periodista Mikel Ayestaran le fotografió en ese momento, dos días antes de que Shaninaki muriese. Ahora presenta en San Sebastián esa instantánea junto a otras 23 que reflejan el antes y el después de la catástrofe.

Ayestaran viajó por primera vez a Bam en septiembre de 2002. Le impresionó tanto que decidió prepararse para volver. El día que tembló la tierra tenía en sus manos el visado de entrada. No se lo pensó dos veces y voló a Irán con lo puesto. Lo que se encontró al llegar fue un drama difícil de transmitir: una ciudad entera convertida en polvo con casi la mitad de la población muerta y la otra mitad, rota por el dolor.

El reportero de El Diario Vasco cogió el bolígrafo, el papel y su cámara y salió a la calle. Lo retrató todo, muchas veces, con la ayuda de los voluntarios de DYA Guipúzcoa, una de las asociaciones españolas que más asistencia prestó durante aquellos días -atendió a 3.500 personas-. Ellos le acogieron en su hospital de campaña y le permitieron además fotografiar distintos momentos de aquel drama. Ayestaran retrató a Shaninaki, con la boca reseca y cegado por la luz, nada más ser rescatado de entre los escombros de su casa. O a Mahdi Rahmatabadi, tumbado sobre el pecho de su madre al poco de nacer el 12 de enero.

Esas dos fotografías ocupan un lugar central en la exposición, abierta hasta el 10 de enero en el KutxaEspacio de la Ciencia (www.2.kutxa.net/kutxaespacio; Mikeletegi, 43) "Las imágenes no siguen un orden cronológico", explicó ayer Ayestaran, "porque hemos intentado que sea un testimonio de memoria" de un terremoto que causó además 30.000 heridos y dejó a 75.000 personas sin hogar. Por eso incluye fotografías del antes y el después de la tragedia. El periodista presenta, por ejemplo, una instantánea que tomó en 2002 de la Ciudadela, el símbolo de Bam e importante centro turístico del país. En la fotografía de al lado, sólo se ven ruinas. Mikel Ayestaran escribe: "30 segundos acabaron con más de 200 años de historia".

Bam ya no ocupa las portadas de los medios de información, apunta Ayestaran, pero sigue necesitando ayuda. "Me gustaría que la gente no se olvide de aquella tragedia", de que esa directora de guardería que llora desconsolada porque ha perdido a 180 de sus 200 alumnos sigue arrastrando su dolor. Dice Ayestaran que cuando regreso a Bam en octubre pasado halló "una ciudad fantasma". Un lugar en el que, según cifras oficiales, el 85% de los varones consume opio porque es donde han hallado consuelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 2004