CATÁSTROFE EN ASIA

Un sistema de alerta podría haber reducido el número de víctimas

"Las olas son totalmente predecibles", sostiene un experto en maremotos

Varios expertos aseguran que miles de personas se podrían haber salvado del maremoto que arrasó el sureste asiático si hubiese existido un sistema de alerta temprana. El tsunami impactó de forma más letal en países en los que la mole de agua llegó al menos dos horas después de que el terremoto agitara el fondo marino. Si las autoridades de esos países hubieran trasladado unos metros tierra adentro a la población costera muchos se habrían salvado, sostiene Eddie Bernard, director del Laboratorio Marino del Pacífico.

Más información
Asia llora a sus más de 55.000 muertos mientras las autoridades alertan del riesgo de epidemias

"No hay razón para que un solo individuo muera a causa de un tsunami", asegura Tad Murty, experto en maremotos de la Universidad de Manitoba. "Las olas son totalmente predecibles. Disponemos de gráficos del recorrido de las olas en todo el océano Índico. Desde el lugar en que se originó el terremoto hasta que las olas llegaron a la costa de India pasaron cuatro horas, el tiempo suficiente para que se hubiera producido un aviso", añade este especialista.

La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (ISDR) de la ONU denunció ayer la ausencia de un sistema de alerta en los países de la ribera del océano Indico como el existente en los países de la cuenca del Pacífico desde 1948. "Una lección que se debe aprender de este desastre es la importancia de los sistemas de alerta temprana a la hora de reducir el riesgo y la vulnerabilidad de las personas", declaró el director del ISDR, Sálvano Briceño. "Un mensaje simple y a tiempo puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, sin mencionar entre la supervivencia económica o la ruina", añadió.

Keiji Doi, especialista de la Universidad de Tokio, asegura que Indonesia ha sido golpeada anteriormente por maremotos, pero que "aunque en el país hubiera habido conciencia del peligro inmediato, no disponían de ningún sistema para alertar al resto de países situados a lo largo del océano Índico". Las autoridades de Estados Unidos aseguran que quisieron alertar a los países hacia los que se acercaban las olas gigantescas, pero que no existía el mecanismo para hacerlo.

"Un sistema de alerta", sostiene por su parte Emile A. Okal, especialista francés en tsunamis "es una infraestructura compleja que cuesta muy cara". A diferencia de las réplicas de los terremotos, las de los tsunamis tienden a ser mucho menores y localizadas, por lo que se necesitan instrumentos de alta sensibilidad para detectarlos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Pero tampoco faltan expertos que sostienen, sin embargo, que no hacen falta instrumentos muy sofisticados para detectar la llegada del primer maremoto, y que sólo con haber tenido un mínimo conocimiento de en qué consisten estos fenómenos y cómo se forman habría bastado para salvar muchas vidas. Cuando el mar comienza a retraerse a gran velocidad, es una señal de que una ola gigantesca está a punto de formarse. A partir de ese momento la gente dispone de al menos diez minutos para salir corriendo, asegura Synolakis. "La idea es situarse a una altura o una distancia tierra dentro suficiente como para que el agua que llegue no sea tan fuerte como para devolverte al mar. A partir de un nivel de agua de cintura para arriba es cuando se pierde el control", apunta Bernard.

La costa de Banda Aceh, en Indonesia, anegada por el maremoto.
La costa de Banda Aceh, en Indonesia, anegada por el maremoto.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS